Cómo quitar el olor de la lana de oveja

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Una de las fibras más antiguas para la ropa en el mundo, la lana de oveja ha mantenido caliente a las personas desde el año 4000 D.C.. Este material grueso y lujosamente cálido es óptimo para las mantas y los suéteres de invierno. Si tu lana tiene un olor que encuentras ofensivo o francamente desagradable, deberás realizarle una limpieza cuidadosa para eliminarlo. La lana de oveja es frágil, pero con el cuidado adecuado, este olor irritante se puede eliminar exitosamente.

Paso 1

Quita el tejido de lana al exterior y sacúdelo para quitar los trozos sueltos de suciedad o de desechos.

Paso 2

Llena la pileta con agua y agrega 2 o 3 cucharadas de un jabón muy suave o champú.

Paso 3

Sumerge la lana en el agua y déjala en remojo hasta por cinco minutos.

Paso 4

Escurre el agua suavemente con las manos, presionando, no retorciendo, ya que esto puede dañar el tejido.

Paso 5

Enjuaga la tela con agua corriente fría o tibia para deshacerte de los residuos del jabón.

Paso 6

Escurre nuevamente el exceso de agua usando las manos en forma delicada.

Paso 7

Coloca la prenda en una superficie plana para que se seque en un lugar cálido y seco.

Paso 8

Llena la parte inferior de una caja con bicarbonato de sodio.

Paso 9

Coloca una rejilla dentro de la caja para colocar la lana encima, de modo que no toque el bicarbonato de sodio.

Paso 10

Coloca el tejido en la caja, sobre la rejilla y cierra la caja.

Paso 11

Mantén la tela en la caja durante 24 o 48 horas, para que el bicarbonato de sodio absorba el olor que ha quedado en la habitación.

Más reciente

×