Cómo limpiar alpargatas

Puedes lanzar a la lavadora ciertos tipos de zapatos para limpiarlos. Sin embargo, las alpargatas no son de ese tipo. Debido a que su suela está envuelta en yute, la cual se puede dañar en el centrifugado, es necesario limpiar las alpargatas a mano. La mayoría están hechas de lona y puedes limpiarlas con agua y un detergente suave. También puedes limpiar el yute de cualquier zapato de esta manera, incluso si el resto es de cuero o seda.

Deja que se seque cualquier resto de barro en tus zapatos. Vierte una cucharada de detergente suave, como "Woolite" o un detergente para platos sin perfume, en el tazón. Agrega dos tazas de agua. Revuelve.

Limpia cada zapato con un paño de algodón seco para sacar toda la suciedad suelta que puedas. Sumerge el extremo de tu cepillo de dientes en el agua jabonosa; luego frota suavemente la suela de yute, asegurándote de sacar toda la suciedad que se junta entre los espacios del tejido. Enjuaga el jabón con un paño de algodón humedecido con agua tibia.

Limpia la parte superior de las alpargatas de lona. Sumerge la punta de un paño de algodón en el agua jabonosa. Úsalo para fregar con un movimiento circular las manchas en la tela. Usa un paño limpio y húmedo para enjuagar el jabón. Repite este paso las veces que sea necesario hasta que tus zapatos estén limpios. Deja que se sequen al aire.

Limpia la parte superior de las alpargatas de cuero con un limpiador comercial para ese material y con un paño de microfibra. Las instrucciones en el paquete del limpiador te dirán la cantidad de solución que debes utilizar. No uses agua porque puedes ocasionar nuevas manchas. Deja que los zapatos se sequen al aire.

Lleva los zapatos de seda a una tintorería. A menos que tengas una gran experiencia limpiando prendas de este material, no trates de limpiarlos tú mismo.

Más reciente

×