Cómo limpiar los cuernos de venado mudados

whitetail buck image by Bruce MacQueen from Fotolia.com

Si has tropezado con un buen conjunto de cuernos de venados, dejado en el bosque por un ciervo que no le importa nada su casco perdido, es un verdadero golpe de suerte. Después de todo, recoger uno o dos cuernos es infinitamente más fácil que arrastrar un ciervo de 200 libras (90,72 kilogramos) fuera del bosque durante la temporada de caza. Una vez en casa, sin embargo, tu tarea sigue siendo la misma. No sólo necesitarás limpiar los cuernos, también tendrás que preservarlos para que conserven su aspecto natural.

Paso 1

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Humedece tu trapo con un poco de agua tibia y restriega los cuernos para eliminar las capas de suciedad y la mugre que se hayan acumulado. No uses jabón o lejía, ya que puedes decolorarlos. Para cuernos que estén muy sucios, donde un estregado simple no funciona, tendrás que hervirlos.

Paso 2

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Llena una olla grande con agua caliente y colócala en la hornalla. Coloca los cuernos en el agua, asegurándote de que estén completamente sumergidos. Enciende el fuego y deja hervir los cuernos por aproximadamente 15 a 30 minutos. Esto debería ser suficiente para aflojar cualquier suciedad apelmazada. Retira con cuidado los cuernos y frótalos con un trapo limpio.

Paso 3

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Humedece un paño limpio en algún impermeabilizador de cera de abejas y distribúyelo uniformemente sobre los cuernos, frotántolo suavemente en el cuerno con un movimiento circular. Esto te ayudará a resaltar el color natural de los cuernos y protegerlos del polvo y el clima (si piensas mantenerlos al aire libre).

Más reciente

×