Cómo matar las plantas silvestres de caña en el exterior

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

La caña silvestre, más comúnmente conocida como junco gigante, es una hierba invasiva con una notable capacidad para establecerse y esparcirse rápidamente. Los rizomas, raíces largas que se expanden bajo la tierra, le brindan estabilidad y una forma de expansión que hace especialmente difícil quitar la caña. Incluso aunque la quemes hasta el suelo o la elimines, estaca por estaca, aún existen probabilidades de que vuelva a crecer el año siguiente. Lo mejor es seguir un plan cuidadoso de erradicación cuando intentas deshacerte de este invasor persistente.

Paso 1

Sesga las cañas silvestres a principios de la primavera usando una guadaña o una segadora. Esto hará que la planta deba usar las reservas de energía para reconstruir la caña en lugar de esparcir los rizomas.

Paso 2

Espera a que la caña empiece a florecer y luego implanta un programa de quema. La caña silvestre usa una gran energía de las raíces durante la floración, haciendo que quede más vulnerable en ese momento. Rocía los extremos del grupo de cañas con una sustancia inflamable para iniciar el fuego. Permanece en el lugar para guiar al fuego con el fin de que las consuma todas.

Paso 3

Repite el proceso de sesgado sobre los restos chamuscados de las cañas silvestres.

Paso 4

Rocía un herbicida tópico con glicofosfato, uno de los herbicidas disponibles más comunes, sobre el suelo donde has reducido las cañas a cenizas. Sigue las instrucciones del fabricante acerca del número de aplicaciones y la cantidad a rociar.

Más reciente

×