Cómo moler el arroz para hacer harina

La harina de arroz puede ser de cualquier variedad de arroz integral o blanco. Ésta se utiliza sola en muchas recetas de pastas, y en conjunto con otras harinas en productos horneados. Muele el arroz hasta obtener un polvo fino para que el acabado tenga una textura más suave y menos granulada. Dále a los platos asiáticos un toque casero extra, moliendo la harina de arroz en casa en lugar de comprarla en el mercado.

None

Vierte el arroz seco en un colador grande y enjuaga con agua fría. Muévelo con los dedos y elimina los objetos extraños como piedras.

Hunde el colador de arroz lavado dentro de una olla grande llena de agua y déjalo en remojo durante 15 a 20 minutos.

Retira el colador y vuelca el arroz en una toalla de cocina limpia extendida sobre el mostrador, mesa u otra superficie plana.

Extiende el arroz en una capa fina y deja que se seque por completo. El secado del arroz puede durar hasta una hora. Acelera el proceso mediante la colocación de un pequeño ventilador a su lado.

Vierte todo el arroz limpio y seco en un procesador de alimentos y muélelo a alta velocidad durante aproximadamente cinco minutos.

Vuelca el arroz molido en un colador de malla fina o tamiz para harina y agítalo para pasar a través de éste los gránulos finos sobre un tazón mezclador grande.

Regresa al procesador de alimentos los gránulos de arroz que están demasiado grandes para pasar por el tamiz y muélelos de nuevo a alta velocidad. Continúa este proceso hasta que todo el arroz esté lo suficientemente fino para pasar hacia el tazón mezclador.

Utiliza la harina de arroz en una receta o viértela en un recipiente hermético de vidrio o plástico para almacenar en la despensa.

×