Opciones para crear una despensa en una cocina pequeña

Crea un despensa en una cocina pequeña.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Cuando no cuentas con mucho lugar en la cocina, tienes que tener mucha imaginación para crear tu despensa. La clave para poder hacerlo es utilizar todos los espacios que puedas, ordenar los alimentos y los elementos de limpieza muy bien para aprovechar cada centímetro de los estantes. Además, tienes que ser consciente de que cada vez que realices las compras, debes tener muy presente el espacio del que dispones para guardar los alimentos que lleves. Si no lo haces, tu cocina podría convertirse en un desorden.

Overview

Estantes de madera

Acondiciona los estantes y acomoda la mercadería allí.

Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

En una de las paredes de la cocina, puedes colocar varios estantes de madera para crear una despensa y poder acomodar la mercadería. Para que no desentonen con la decoración del lugar, puedes lijar los estantes de madera y luego pintarlo de un color acorde a los muebles que tienes en la cocina.

Utiliza los muebles de la cocina

Acomoda los alimentos en alguno de los muebles de la cocina.

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Usa algún mueble de la cocina para crear tu despensa. Cuando no tienes demasiado espacio para poder guardar la mercadería, debes aprender a aprovechar al máximo los lugares disponibles. Si tienes un pequeño espacio en alguna de las alacenas, no dudes en crear allí tu despensa acomodando prolijamente los elementos y separando los comestibles de los artículos de limpieza.

Recicla pequeños muebles

Adapta el mueble para crear la despensa.

Creatas/Creatas/Getty Images

Si tienes una repisa o un mueble para biblioteca que ya no utilices, también puedes utilizarlo para armar tu despensa. Adáptalo a las medidas disponibles del lugar de la cocina donde quieras crear tu despensa, colócalo allí y acomoda todos los artículos que puedas. Recuerda que siempre es preferible ubicar los alimentos en un lugar donde no entorpezcan el paso.

Lista de elementos

Escribe en la lista todo lo que necesitas comprar para utilizar durante la semana.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Cuando dispones de poco espacio para la despensa, debes aprender a priorizar. Cuando vayas al supermercado, debes hacer una lista con las cosas que necesitarás comprar para utilizar durante toda la semana o para diez días. No debes comprar mercadería de más ya que no dispones de espacio en donde guardarla.

Sigue la lista de las compras

Lleva sólo los elementos que figuran en la lista.

Ryan McVay/Digital Vision/Getty Images

Mientras estés realizando las compras debes seguir estrictamente la lista de mercadería y artículos de limpieza que hayas elaborado en tu casa. No te excedas ni compres productos de más ya que cuentas con poco espacio en la cocina y no tendrás el lugar suficiente para poder guardar todo en la despensa.

Organiza por envases y tamaños

Acomoda los frascos de acuerdo a su tamaño.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Organiza los artículos de acuerdo a su envase. Pon los frascos a un costado. Si son muchos, deberás apilarlos dejando los más grandes debajo y colocando los más pequeños encima. Observa la fecha de vencimiento de cada producto y deja los que tengan una fecha de caducidad más temprana adelante. Aquellos productos que se venzan más tarde debes acomodarlos detrás.

Utiliza recipientes de vidrio

Guarda cereales y pastas secas en recipientes de vidrio.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Si compras alimentos sueltos como los cereales, las frutas secas, el arroz o los fideos, es conveniente, más práctico y más prolijo que los coloques en frascos de vidrio antes de guardarlos. De esta manera, no solo conseguirás que tu despensa esté mejor ordenada sino que, además, los alimentos estarán mejor conservados.

Utiliza el refrigerador como despensa

Utiliza recipientes herméticos para guardar comidas elaboradas.

Ryan McVay/Lifesize/Getty Images

El refrigerador también debe ser utilizado como despensa. Allí puedes acomodar aquellos alimentos que necesitan inevitablemente ser mantenidos a baja temperatura. Alimentos como los lácteos, bebidas, frutas, verduras, carnes y huevos serán los indicados para acomodarlos en el refrigerador. También puedes guardar comidas elaboradas, siempre y cuando estén debidamente conservadas en recipientes herméticos.

Frutas y hortalizas en el refrigerador

Guarda las frutas y las verduras en el refrigerador.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Todos los refrigeradores tienen cajones de acrílico o plástico para guardar alimentos. Lava y seca adecuadamente las frutas, verduras y hortalizas que compres y acomódalas en estos recipientes para que se conserven en buen estado y para que tu cocina esté ordenada.

Utiliza bolsas herméticas

Conserva legumbres y carnes en el refrigerador.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Otros elementos, como las legumbres y todo tipo de carnes, deben conservarse en el refrigerador para mantenerlos en buen estado por más tiempo. Si piensas congelarlos, es mejor que utilices bolsas con cierre hermético para que puedan conservar adecuadamente su sabor, color y la mayoría de sus propiedades.

×