Cómo plantar y cuidar a la manzanilla a partir de las semillas

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

La manzanilla es una hierba poderosa que los romanos, egipcios y griegos usaban hace miles de años y que aun hoy se usa para los problemas comunes. Aunque generalmente se la toma en forma de té calmante, los usos médicos de la manzanilla incluyen el alivio del sarpullido de los pañales y de los infantes con cólicos y en los cosméticos para agregarle tibieza y brillo al pelo rubio. En el jardín, la manzanilla se la puede plantar en los bordes de los canteros y en recipientes, tiene una alegre flor en forma de margarita, un follaje plumoso y la tolerante naturaleza le da una apariencia que le permite ser incluida en una variedad de paisajes.

Paso 1

Prepara el suelo en la primavera luego de que haya pasado el peligro de la última helada. La manzanilla prefiere un lugar soleado con un suelo ligeramente ácido y con buen drenaje cuyo pH sea de entre 5,6 y 7,5. Remueve las rocas, los palos y las malezas del área en la que vas a plantar. Si el suelo es pobre, aplica una capa de 1 pulgada (2,5 cm) de abono orgánico y trabájalo para que llegue a una profundidad de más o menos 3 pulgadas (7,5 cm), removiendo para incorporarlo bien. Pasa el rastrillo por la superficie para nivelarla.

Paso 2

Riega el área ligeramente con el spray de la manguera hasta que esté húmedo pero que no tenga charcos. Planta las semillas en la primavera o el otoño, poniendo una cada 6 pulgadas (15 cm) sobre la superficie de la tierra. La manzanilla es una de las pocas plantas que necesitan sol para germinar, así que cubriéndolas inhibirás su crecimiento. Otro método es tirar las semillas al azar sobre la zona a plantar, pero, una vez que crezcan las plantas las deberás separar unas 6 pulgadas (15 cm) una de otra. La germinación ocurre entre los 7 y los 21 días. Rocía ligeramente la tierra sin molestar a las semillas. Continúa regando siempre que notes la tierra seca.

Paso 3

Aplica un fertilizante orgánico aproximadamente cada 6 semanas durante la temporada de crecimiento, si lo deseas. Mezcla y aplica el fertilizante de acuerdo a las instruciones del paquete. La manzanilla no necesita una fertilización extensiva (y generalmente se comporta bien sin que la fertilices), aunque las pequeñas aplicaciones pueden ayudar, siempre y cuando éste contenga fósforo y potasio y pequeñas cantidades de nitrógeno.

Paso 4

Cosecha las flores cuando están en plena floración. Pellizca las cabezas de las flores (también llamadas marchitas) justo debajo de la base. Colócalas en una bolsa de papel en un lugar cálido y seco hasta que se sequen. La mayoría de las plantas siguen floreciendo cuando se les remueven la flores muertas. Deja algunas de las flores para que se sequen en la planta si quieres que se propague luego.

Paso 5

Saca completamente la manzanilla anual al fin de la temporada de crecimiento, luego de la primera helada. Corta la manzanilla perenne hasta que tenga aproximadamente 5 pulgadas (12,5 cm) de alto luego de la primera helada, para asegurarle un sano crecimiento el año próximo.

Más reciente

×