Cómo podar un árbol de mango

La poda de los árboles de mango mejora la calidad de producción y permite un acceso más fácil a la fruta. Un árbol que no se poda puede crecer a más de 40 pies de alto, haciendo difícil el alcance y la cosecha de los mangos. Si tienes un árbol y estás buscando la forma de mantenerlo adecuadamente, sigue estos simples pasos y estarás bien encaminado para cultivar frutas maduras y deliciosas.

Poda tu árbol de mango en el invierno posterior a la producción de fruta. Esto te garantiza una cosecha de buena calidad en la siguiente estación.

Tala los árboles a una altura de 12 pies. No te preocupes si les quitas hasta 20 pies. Los árboles de mango responden bien a la poda y vuelven a crecer rápidamente.

Aplica un buen fungicida a todos los cortes. Esto previene la infestación de plagas.

Limpia todos los vástagos. Remueve las ramas muertas o por morir, y cada ramita escondida del sol. El interior de tu árbol de mango necesita estar expuesto a abundante luz solar.

Amarra el árbol con sogas de seguridad cuando podas las copas de tus árboles. Asegúrate de que haya alguien que te asista en caso de que te caigas.

Corta las ramas del árbol de mango cuando están conectadas entre sí. Esto permite un crecimiento nuevo más rápido que si simplemente cortaras la rama en cualquier parte.

Asegúrate de que los rayos de sol penetren profundamente en el árbol. El sol ayuda realmente en la prevención de hongos y desinfecta a tu árbol contra insectos y plagas que atacan la fruta.

Más reciente

×