Cómo podar un arce

Los majestuosos árboles de arce cuentan con una variedad de tipos, tamaños y formas. En Estado Unidos, los arces más comunes son el rojo, el japonés, el noruego y el plateado. Si tienes la suerte de tener un árbol de arce establecido o si quieres plantar uno, puedes mantener tu árbol fuerte y saludable siguiendo estos sencillos pasos para su poda.

Paso 1

Con la ayuda de una sierra o tijeras de podar, corta la madera muerta, enferma o dañada a finales del otoño o a principios del invierno.

Paso 2

Poda las ramas cortando por encima de los brotes de las ramas que crecen fuera del tronco del árbol.

Paso 3

Poda los tallos cortándolos justo por encima de una yema o de un brote sano.

Paso 4

Poda las ramas que toquen o que les quiten luz de las ramas cercanas. Corta, además, las que le den una apariencia irregular al árbol, con la finalidad de que consiga una más formal.

Paso 5

Recorta las ramas grandes del árbol en secciones. Comienza por los extremos más pequeños y continúa hacia el centro del árbol.

Paso 6

Poda las ramas a una altura de 6 pies desde el tronco para obtener un follaje denso. Quita los brotes secundarios que crezcan en el suelo o en el tronco.

Paso 7

Desmocha el arce cortándole todas sus ramas cuando el tronco tenga una altura de seis pies, de esta manera, el arce quedará con su tronco alto y sin ramas y se lo forzará a nuevos crecimientos. Poda los crecimientos cada dos años para obligarlo a que crezca más y ralea las ramas en caso de que el crecimiento sea demasiado denso.

Paso 8

Poda los arces decorativos, como el rojo, de manera que obtengas un cerco maravilloso.

Más reciente

×