Cómo proteger tu casa de ladrones

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Un ladrón normal entra y sale de una casa en aproximadamente tres minutos. Pasa más tiempo ubicando la casa que presente menos resistencia a su meta. Como dueño de tu casa, tu tarea es encontrar los puntos débiles de la seguridad de tu casa y protegerla contra los ladrones. Haz lo tuyo, y vuelve tu casa menos atractiva para los ladrones que la rondan.

Paso 1

Reemplaza cualquier puerta sencilla con puertas recubiertas de metal, de madera dura o de acero.

Paso 2

Instala un pestillo, de al menos 1 pulgada (2,5 cm) de largo, en todas las puertas exteriores.

Paso 3

Reemplaza todas las placas metálicas de las puertas con placas metálicas de uso rudo. Asegura las placas con 3-6 tornillos de 3 pulgadas (7 cm) para evitar que los intrusos pateen la puerta.

Paso 4

Bloquea los rieles de la puerta de vidrio corrediza desde adentro con una espiga de madera u otro dispositivo de bloqueo comercial para evitar que el ladrón fuerce la puerta para abrirla. Instala un pasador vertical para evitar que los intrusos levanten la puerta corrediza de los rieles.

Paso 5

Bloquea las ventanas existentes para que no puedan abrirse más de 6 pulgadas (15 cm). Corta espigas de madera 6 pulgadas más cortas que la altura de cada ventana y colócalas en la canaleta de metal del marco para evitar que la ventana se abra más de 6 pulgadas. También puedes reemplazar las ventanas con nuevos modelos que cuentan con el bloqueo integrado.

Paso 6

Atornilla láminas de metal a la mitad de la ventana superior de las ventanas de presión, para evitar que los ladrones quiten las ventanas.

Paso 7

Cubre las ventanas con película laminada para hacer menos fácil que el vidrio se rompa y actúe como un bloqueo para los ladrones.

Paso 8

Instala una alarma con un sonido fuerte que dure al menos durante 30 segundos. Esto debe ahuyentar a cualquiera que intente entrar a tu casa.

Paso 9

Instala luces de detección de movimiento en el perímetro de tu casa, como en cada lado de todas las ventanas. Las luces deben iluminar lo suficiente para que puedas ver a 100 pies (30 metros) a la redonda; un inconveniente para los ladrones que prefieren pasar desapercibidos.

Más reciente

×