Cómo quitar el humo de una casa

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

El humo tiene un olor fuerte y rancio que penetra en las superficies de tu hogar y deja un mal olor persistente incluso después de que ha desaparecido. Sin importar si el humo proviene del tabaco o de la estufa a leña, el olor puede ser absorbido rápidamente por las paredes, los muebles, la tapicería y las alfombras. Si bien son mejores los métodos preventivos para el olor a humo en tu casa, hay remedios caseros seguros para eliminar el olor rancio del interior de tu hogar. Hay productos comerciales disponibles, pero su usas provisiones que se encuentran en tu hogar te evitarás la exposición química que acompaña el uso de los limpiadores que se compran en las tiendas.

Passo 1

Llena varios tazones con vinagre blanco sin diluir. Coloca un tazón de vinagre en cada habitación de tamaño pequeño o mediano, como los baños y los dormitorios y dos tazones en las más grandes. Déjalos en su lugar durante al menos dos días para absorber y neutralizar el olor a humo.

Passo 2

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Vierte 1 taza de vinagre blanco en un cubo, luego agrega 1 galón (3,7 litros) de agua caliente y luego bicarbonato de sodio para hacer un limpiador espumoso desodorante. Coloca una escalera para llegar a los lugares altos y luego usa la solución para lavar las superficies duras como los techos, las paredes, el piso y los muebles de superficies duras. A medida en que la solución de limpieza queda sucia y manchada por la limpieza, mezcla un nuevo lote y continúa lavando las superficies.

Passo 3

Enjuaga los techos, las paredes y las superficies duras con agua común. Llena el cubo con agua tibia y aplícala sobre las superficies con un paño limpio. Seca con otro paño y permite que se sequen durante toda la noche.

Passo 4

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Espolvorea una capa de bicarbonato de sodio sobre la tapicería que no se puede lavar, en las alfombras y en los tapetes. Deja que el bicarbonato absorba el olor a humo durante 24 horas antes de aspirar el polvo. Si permanece el olor a humo, puedes repetir este paso varias veces más.

Passo 5

Lava los elementos que se pueden lavar, como algún tipo de tapicería y las cortinas. Agrega 1 taza de vinagre blanco al ciclo de lavado, permitiendo que el detergente concentrado quite el olor a humos. Cuando sea posible, deja que los elementos se sequen colgados en el exterior, para agregarle frescura.

Passo 6

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Humedece bolas de algodón con unas gotas de extracto de vainilla. Ponlas en las habitaciones afectadas por el olor a humo y déjalas un par de días. La vainilla absorberá naturalmente los olores desagradables, reemplazándolo con su placentera fragancia.

Más reciente

×