DESCUBRIR
×
Loading ...

Sabores típicos de aguas frescas (y cómo prepararlas)

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Introducción

A la hora de decidir qué bebidas naturales hacer, es bueno saber cuáles son las frutas de la estación debido a que, además de que serán más baratas y fáciles de conseguir, estarán aportándole a tu cuerpo defensas contra las enfermedades y requerimientos de cada temporada. Recuerda que la hidratación es una de las pautas más importantes para la salud. Sin embargo, para que no te aburras de tomar agua simple, aquí te decimos cómo preparar aguas frescas de diferentes sabores. Son muy fáciles de preparar y son combinables.

Visage/Stockbyte/Getty Images

Agua de coco

El sabor más predominante en torno a una playa es el del coco. Lo maravilloso de este fruto es que la naturaleza ya ha añadido en el interior del coco una refrescante agua que es tenue, cremosa y muy refrescante. Esta es una opción muy práctica ya que la cáscara te sirve de contenedor: sólo tienes que hacer un orificio para beber su contenido. Otra opción para que sea más espesa y con más sabor es batir en la licuadora el agua de coco con más agua, hielos y unos pedazos de la fruta para que queden unos pequeños trocitos para morder.

Kevin Forest/Photodisc/Getty Images

Piña

Las aguas frescas son indispensables para los ambientes calurosos en demasía. Un sin fin de opciones en color y sabor resalta a la vista en los lugares tropicales. La piña ayuda a combatir el estreñimiento, el estrés y la anemia, entre otras enfermedades. Es diurética y se usa mucho para dietas adelgazantes. Licua la piña con agua y cuélala para que no sea muy espesa, si es dulce, no es necesario agregar ningún endulzante, sin embargo, va muy bien con albahaca.

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Sandía

La sandía es también conocida como aguamelón o melón de agua, ya que su pulpa es muy líquida. Por ello, después de licuarla con agua fría, puedes colocar pedazos cortados muy finamente con un cuchillo para que proporcionen cuerpo al agua. Es posible consumirla sin azúcar y también puedes combinarla con fresas licuadas. La sandía es diurética, baja la presión y aporta mucha vitamina A.

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Melón

El agua de melón te aportará antioxidantes y vitaminas. En este caso, las semillas también contienen muchos nutrientes que debes aprovechar. Por ello, si haces el jugo de melón sin quitarle las semillas, bastará que cueles un poco su resultado para desechar sustancias duras. Ya que esta fruta contiene mucha agua y es dulce como la sandía, no es necesario agregarle azúcar ni agua. Por lo general queda espumosa y cremosa, y también es combinable con fresa.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Papaya

La papaya es una fruta con muchas variedades de colores en su pulpa. Los colores pueden ser naranjas, rosados, amarillentos o rojos. Para prepararla, debes retirar sus semillas blandas y, debido a su particular sabor, quizás sea necesario endulzarla un poco. Aporta mucha fibra y sacia el apetito, por lo que es recomendable tomarla por las mañanas antes y después de hacer ejercicio.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Guayaba

Hay dos colores predominantes en las guayabas: el amarillo y el rojo. El sabor de la fruta, empero, tiene más variedades, ya que puede ser dulce, semi ácido y ácido. Debido a que es una gran fuente de vitamina C, es bueno consumirla en el invierno. Esta fruta puede ser combinada con naranja o mandarina para prevenir resfriados. Debido a que sus semillas son duras, es necesario colar la fruta después de licuarla con agua. Si agregas naranja o mandarina, deberás extraer su jugo con un extractor y agregarlo posteriormente al agua de sabor.

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Limonada

La limonada es la bebida por excelencia tanto para épocas de calor como de frío, ya que ayuda a combatir los resfriados y es muy refrescante con sólo agregar hielos. Debido a lo agrio del sabor del limón, es necesario agregar azúcar y bastante agua para diluirlo. Se puede combinar con chía para saciar el apetito y volver más consistente el agua.

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Naranjada

La naranjada es una bebida muy refrescante también y, debido a su suave sabor, no requiere de mucho endulzante. Esta bebida puede variar si le agregas al jugo de naranja agua mineral y jarabe. También puedes combinarla con betabeles, los cuales deben ser licuados y colados antes de agregarlos al agua naranjada.

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Mandarina

El jugo de mandarina es un lujo ya que es muy rica porque no es demasiado agria y se aprecia mucho porque no es muy frecuente porque requiere más trabajo tener que sacar las semillas de cada gajo de la fruta. Sin embargo, si le agregas agua, seguirá sabiendo deliciosa y tendrás que trabajar menos en la extracción del jugo. Agregar un poco de azúcar será suficiente.