Cómo conseguir sacar a un gato de la cama

A los gatos les encanta dormir en las camas. Ellas son suaves y cálidas y huelen como la persona preferida por él. Por desgracia, no todo el mundo quiere compartir su cama con un gato. Algunas personas son alérgicas a la caspa de los gatos y a otras no les entusiasma la idea de compartir el lecho con un felino que muda el pelo o despertarse con arena higiénica en sus sábanas. Si deseas que tu gato no esté en tu cama y se quede fuera de ella, existen algunas formas para convencerlo de que la cama no es el lugar perfecto para dormir.

Step 1

Levanta al gato y retíralo de la cama. Desliza tu mano debajo del pecho del animal y sostén su cuerpo junto al tuyo. Coloca al gato en el piso fuera de la habitación y cierra la puerta.

Step 2

Compra una cama nueva y confortable para tu gato. Quizás él duerma en tu cama porque no le gusta la suya. Coloca una prenda tuya en su cama para que sienta un olor familiar.

Step 3

Llena una lata de aluminio con algunos centavos o guijarros, luego séllala con cinta adhesiva. Cuando el gato salta sobre la cama, agita la lata. A la mayoría de los gatos no les gusta el ruido y se retiran.

Step 4

Mantén un atomizador lleno de agua cerca de la cama. Rocía al gato con agua cuando salta a la cama. Esto sólo funciona para los gatos a los que no les gusta el agua.

Step 5

Debes hacer que la cama sea un lugar desagradable para que el gato se suba. Coloca cinta adhesiva de doble cara en el cubrecama o utiliza una estera Scat. Estas esteras están electrificadas y le dan al gato una descarga inofensiva pero desagradable.

×