Cómo utilizar un calentador Lionheart de toallitas para bebé

••• babywindeln image by Daniel Fuhr from Fotolia.com

Cambiar pañales es, a menudo, un momento estresante para la madre y el bebé. Una toalla fría es algo traumático para la piel de un bebé. Usar toallitas calientes para mantener más cómodo a tu bebé ayudará a hacer los cambios de pañal menos estresantes para ambos. Un calentador eléctrico para toallitas te permitirá calentar paños en cualquier momento. Con un nuevo bebé, el acceso fácil a este recurso y en cualquier momento es exactamente lo que necesita una nueva madre.

Preparación del calentador para toallitas

Passo 1

Inserta las almohadillas Ever-Fresh que vienen con el calentador en la parte inferior del tubo. Moja la almohadilla con agua destilada o mineral.

Passo 2

Retira los paños de su envase original. Levanta la tapa principal del calentador y mete los paños. Deja espacio suficiente para que el aparato se cierre con facilidad. Depende del tipo y de la marca de las toallitas, el calentador Lionheart puede almacenar con facilidad de 80 a 100 paños. Cierra la tapa del aparato.

Utiliza cualquier tipo de toallitas, ya sean las plegadas estándar o las que vienen en rollo. Los paños plegados estándar son toallitas plegadas individualmente, mientras que las que vienen en rollo están acomodadas en un rollo donde cada una se une débilmente a la siguiente, de forma similar a un rollo de toallas de papel.

Passo 3

Enchufa el calentador en un enchufe estándar. Déjalo conectado durante dos o tres horas antes del primer uso para permitir que las toallitas se calienten lo suficiente.

Uso del calentador para toallitas

Passo 1

Abre la tapa principal del calentador y quita la tapa superior si usas pañitos estándar plegados. Abre la tapa más pequeña que está en la parte superior del aparato y tira de una toallita a través del agujero si utiliza toallitas en rollo. El agujero permite sacar una toallita a la vez. Ofrece una ligera resistencia, por lo que podrás rasgar fácilmente la cantidad de paños que necesites del resto del rollo.

Passo 2

Cierra tanto la tapa principal como la más pequeña cuando termines para evitar que las toallitas se sequen y para mantenerlas calientes. Mantén conectado el calentador entre usos, a menos que no vayas a utilizarlo durante varios días.

Passo 3

Vuelve a llenar el calentador con paños nuevos cuando hayas sacado el último. Revisa la almohadilla Ever-Fresh presionándola con los dedos. Se debe sentir suave y húmeda. Échale más agua si la sientes demasiado seca y no permitas que se seque por completo. Revisa la humedad de la almohadilla cada vez que rellenes el calentador para toallitas.

Más reciente

×