Cómo suavizar paños y toallas rígidas

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Nada se siente mejor que envolverse en una toalla suave y mullida después de una ducha o un baño. La suavidad de las toallas se siente bien en la piel al secarte o al secar a tu hijo. Los paños y toallas rígidas pueden sentirse como un ataque contra tu piel, ya sea a primera hora de la mañana o al final del día. Suavizar tus toallas y paños no es difícil y se puede lograr con los suministros que se encuentran alrededor de la casa.

Paso 1

Washing powder image by lefebvre_jonathan from Fotolia.com

Lava las toallas con detergente para ropa regular. Antes de colocar las toallas en la lavadora, agrega 1 taza de bicarbonato de sodio en el agua jabonosa. El bicarbonato de sodio limpia y suaviza las toallas.

Paso 2

Añade 1 taza de vinagre blanco al ciclo de enjuague de la lavadora. El vinagre blanco es un sustituto natural del suavizante de telas. Suaviza las fibras de las toallas, y las refresca.

Paso 3

Sostén el extremo de las toallas, de a una por vez, y sacude cada toalla vigorosamente. Hacer esto encrespa las fibras, lo que contribuye a la sensación de una toalla suave y mullida.

Paso 4

Coloca una hoja suavizante de telas en la secadora con tus toallas. Seca las toallas hasta que estén completamente secas.

Paso 5

Sacude cada toalla enérgicamente una vez más, a medida que las sacas de la secadora. Cuélgalas para su uso o dóblalas y guárdalas en un lugar seco.

Más reciente

×