El arte de las capas para el clima frío

Escrito por crystal p. smith | Traducido por gabriel guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Capas para calor, estilo y comodidad

El arte de las capas para el clima frío
Kate Middleton ha dominado las capas para muchos eventos en el clima frío e impredecible de Inglaterra. (Christopher Furlong/Getty Images News/Getty Images)

[Las capas] no sólo son para el clima, pero cuando superponemos la ropa y nos vestimos de acuerdo al clima, automáticamente nos vemos mejor.

— Barbra Horowitz, estilista personal y consultora de guardarropa

Cuando el clima se vuelve intenso, es hora de sacar los suéteres, bufandas y chaquetas de invierno, preparándote para lo que viene adelante. Aunque vestirte con varias capas de ropa es esencial cuando las temperaturas disminuyen, si lo haces sin pensar, puede resultar en un atiendo abultado e incómodo. Las capas deben mantenerte caliente y seca cuando salgas al frío, y evitar que transpires cuando esté cálido adentro. Ya sea que estés viajando, planees pasar un tiempo afuera a pasar del clima o sólo quieras agregar un poco de estilo a tu guardarropas esta temporada, el concepto de las capas te tiene cubierta... literalmente.

Superponer las telas correctas

El arte de las capas para el clima frío
Un vellón mantiene el frío afuera (Digital Vision/Digital Vision/Getty Images)

No hay nada peor que combinar la ropa en un esfuerzo por calentarte y seguir teniendo frió, o demasiado calor. Todo se trata de la tela. Necesitas saber qué telas mantienen el calor, cuáles respiran y cuáles desvían la humedad.

Para usar capas apropiadamente, comienza con la capa de base correcta, ya que ésta construye el fundamento para todo lo demás. La ropa interior térmica, disponible en telas como poliéster, lana merino y seda tratada, permite que tu piel respire, preservando el calor generado por el cuerpo y desviando la humedad cuando sudas. Todas estas telas son una buena opción como base de tus capas porque, de acuerdo REI y Patagonia, expertos y gigantes de la ropa para exteriores, éstas evitan la humedad y son buenas para temperaturas variantes durante el otoño y el invierno.

El poliéster es la tela más ligera de las tres y es resistente a las arrugas, mientras que la lana merino tiene fibras ultra-finas que la hacen una buena capa base para todas las temporadas. La seda tratada, que ha sido modificada químicamente para mejorar sus habilidades de defección de la humedad, es una tela de especialidad (o sea, cara) que funciona para el clima fresco a frío.

Puedes encontrar estas telas de capa base en variaciones micro a pesadas, al igual que en ajustes holgados o apretados. Un ajuste holgado permite mayor circulación de aire, y uno más apretado mantiene el calor generado por tu cuerpo cerca de tu piel.

Si vives en un clima con temperaturas leves en el otoño y el invierno o no sudas o no planeas estar activa en exteriores, entonces el algodón es otra buena capa base para considerar. Este permite que tu piel respire, absorbe la humedad fácilmente, y es económico y cómodo. Por el otro lado, el algodón toma más tiempo en secarse, volviéndolo una mala opción para aquellos que transpiran. En un clima más frío, el algodón hará muy poco para mantenerte seco debajo de tus capas.

Tu capa media o segunda es principalmente aislante y debe ser más holgada que la capa base para permitir que circule el aire aislante. El algodón, lana (incluyendo el cachemir) al igual que las mezclas de poliéster y vellón son buenas opciones porque aíslan y desvían la humedad.

La capa exterior debe protegerte del viento y el agua. Una capa ideal debe respirar, pero para obtener más calor, tendrás que hacer un trueque. El plástico, Gore-Tex, titanio y las capas impermeables aplicadas a un abrigo de lana repelen la lluvia. Las capas aisladas de lana te protegen del viento y el frío. Si planeas hacer actividades en exteriores, las telas Gore-Tex y titanio te mantendrán aislada y seca incluso durante las actividades más extenuantes.

Capas con estilo

El arte de las capas para el clima frío
Diviértete con las texturas y el color, como un abrigo de piel de oveja. (Digital Vision/Valueline/Getty Images)

Mantenerte caliente cuando hace frío afuera no significa que necesariamente tengas que arriesgar tu estilo o abandonar la mitad de tu guardarropas. Tú puedes transformar un atuendo agregándole una capa y maximizar tu armario usado piezas de todo el año.

"[Las capas] no sólo son para el clima, pero cuando superponemos la ropa y nos vestimos de acuerdo al clima, automáticamente nos vemos mejor", dice Barbra Horowitz, una consultora de guardarropa y estilista que trabaja en la costa Este y el la costa Oeste.

Las capas expanden la silueta general superior e inferior. La regla, dice Horowitz, es "corto sobre largo y largo sobre corto".

Así que di "sí" al vestido liviano con calzas y un cardigan largo, al igual que a la maxi falda con un top más ancho y un abrigo hasta los muslos. Comienza por la capa inferior y trabaja hacia arriba, eligiendo piezas que cubran más y más de tu cuerpo.

Para construir una silueta con capas de manera cómoda, comienza con la prenda más liviana y termina con la más pesada, nota Stephanie Solomon, vicepresidente de operaciones de la dirección de moda para mujeres en Bloomingdale's.

Para la parte superior, la primer capa sería una blusa sin mangas o una camiseta, seguida de una camisa o blusa manga larga. Una chaqueta sport, chaleco o suéter sirve para la tercera capa, mientras que tu cuarta capa sería una chaqueta o abrigo.

Apariencias en capas

"La función real [de las capas] es mantenerte caliente, cómoda o fresca, para que funcionen bien en la actualidad", dice Solomon.

Y una vez que entiendas qué telas superponer y cómo el concepto puede aplicarse a tu estilo personal, es hora de construir tu apariencia para la siguiente temporada de invierno, tanto en funcionalidad como en atractivo.

Para variar lo usual, Solomon sugiere combinar un suéter de lana tejida con cables o suéter boyfriend, en lugar de cardigan, sobre un vestido. Agrega calzas, una chaqueta o un saco sport, una bufanda y boras para hacerlo apropiado a la temporada.

Para el trabajo, comienza con una blusa sin mangas o camiseta y luego agrega una blusa de seda o algodón de un color vibrante. Termina con un chaleco y una chaqueta sport. Una camiseta colorida bajo una camisa de cuello abierto puede verse más casual, específicamente con un cardigan de lana gruesa. Agrega interés subiéndote las mangas del cardigan para revelar las mangas de la camisa. La clave aquí es la camiseta brillante, que debe complementar, pero no necesariamente combinar, con los otros colores.

La estilista Horowitz sugiera una camisa manga larga bajo un chaleco de piel de oveja o uno abultado. Para una apariencia más atlética y casual, viste la camisa bajo una sudadera sin mangas y combínala con calzas y una bufanda. Esto también puede funcionar para la noche si usas un chaleco de piel falsa y una blusa manga larga de seda.

Prueba usar calzas gruesas debajo de un par de shorts de lona o cuerpo con una camisa manga larga, un cardigan y una bufanda. Combínalo con botas altas. Puedes reemplazar los shorts con una falda, también.

Combina calzas de cuero o de lana gruesa con botas y una camiseta de un color brillante, un suéter boyfriend holgado o una camisa gruesa, y una chaqueta.

Si estás superponiendo capas para actividades en exteriores como esquí y otros deportes, busca en tu tienda de ropa para exteriores más cercana para ver cuáles son las prendas actuales que sirven para tu deporte.

Si tienes dudas, coloca capas, y capas y más capas. Siempre puedes quitarte una prenda si tienes mucho calor. Recuerda, las capas son para calor y comodidad cuando el clima se vuelva frío; es el único momento en que el estilo es secundario.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles