¿Cómo ayuda el uso del uniforme escolar a reducir problemas de disciplina?

Escrito por laura pru | Traducido por mayra cabrera
¿Cómo ayuda el uso del uniforme escolar a reducir problemas de disciplina?
Los uniformes escolares fomentan la igualdad y camaradería entre los estudiantes. (Pixland/Pixland/Getty Images)

Los uniformes escolares son una parte del espíritu de la escuela, la disciplina inculcada y la conformidad. Mientras que los estudiantes pueden sentir que los uniformes obstaculizan su derecho a la libre expresión y pueden convertirse en aburridos y monótonos, también deberían prestar más atención a sus estudios y menos a su vestimenta. Los uniformes escolares fomentan la disciplina porque hacen que los estudiantes tomen en cuenta y sean conscientes de la identidad de la escuela, que sientan que pertenecen a una institución y sean responsables ante ésta por sus acciones.

Sentido de pertenencia

El uso de un uniforme escolar inculca un sentido de pertenencia en los alumnos. Esto les ayuda a identificarse con el código de ética de la escuela, sus normas y reglamentos. Los problemas de disciplina se reducen porque los estudiantes se sienten responsables ante las autoridades escolares; vestir un uniforme los mantiene conectados entre sí y con la escuela. Los uniformes eliminan las diferencias de clase y fomentan la igualdad. Los estudiantes sienten un sentido de obligación moral hacia la escuela. El sentido de pertenencia hace que vean a la escuela como una extensión de su casa.

Menos pandillas

El uso de uniformes elimina las diferencias de origen y clase; vestir la misma ropa hace que todos los estudiantes estén a la par con los demás. Compiten en igualdad y la competencia se limita a lograr superioridad académica o deportiva, no en quién se viste mejor. Las pandillas o grupos que se identifican con cierta ropa se rompen y la intimidación, la presión de los compañeros y las burlas, disminuyen. Todo el mundo tiene las mismas posibilidades de llegar a la cima; la ropa no importa.

Código de uniforme

Un código de uniforme conduce a menos ambigüedades en cuanto a formas y prendas de vestir aceptables para los estudiantes. En ausencia de un código de uniforme, los estudiantes pueden tomarse libertades con la ropa: el uso de ropa demasiado reveladora o provocadora, así como material inaceptable impreso en las camisetas. Las autoridades escolares no se enfrentarán a estos problemas si se lleva a cabo un código de uniforme; los estudiantes tendrán una idea clara de lo que es aceptable o inaceptable y disminuirán los problemas de disciplina.

Prevención de delitos menores

Cuando los estudiantes no tienen un código de uniforme, tienen que preocuparse por la competencia con respecto a la forma de vestirse. Los que no pueden comprar ropa nueva o trajes de diseñador estarán inseguros y con baja autoestima. La implementación de una política de uniforme escolar reduce el número de robos y delitos menores; los artículos caros no se pierden y los estudiantes se mantienen dentro de los límites. Por otra parte, las peleas de pandillas y fuera de la escuela también disminuyen a medida que los estudiantes sienten que pueden ser reconocidos por su uniforme.