Carnaval: un poco de historia, sincretismo, ¡y lo que no te puedes perder!

Escrito por cecilia galli
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Carnaval: un poco de historia, sincretismo, ¡y lo que no te puedes perder!
El carnaval significa diversión, baile y colorido. (Photodisc/Photodisc/Getty Images)

No importa si se celebra al calor del sol del verano o bajo la nieve, el carnaval es sin dudas una fiesta rotunda, donde la única regla es la diversión.

Cuando el hemisferio Sur se acerca al final del verano y en el hemisferio Norte se vislumbra la cercanía de la primavera, llega el carnaval. Una fiesta que se celebra en muchos países del mundo y que, según cada pueblo, tiene diferente duración y distintas formas de celebrarse, aunque en todas partes significa diversión, baile y colorido.

Un poco de historia

Carnaval: un poco de historia, sincretismo, ¡y lo que no te puedes perder!
Durante la edad media, los nobles venecianos se disfrazaban y se mezclaban con el pueblo. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

El carnaval como lo conocemos hoy parece tener raíces profundamente entrelazadas con la historia de la humanidad. Según creen sus historiadores, ya se celebraban fiestas de este tipo en Egipto y Sumeria, hace más de 5,000 años.

Durante el Imperio Romano también había celebraciones similares, como las saturnalias y las bacanales, en las que se dejaban de lado las restricciones sociales y las inhibiciones, dando lugar al comportamiento desenfadado al igual que en tiempos de carnaval.

Fue en la Edad Media que el carnaval adoptó su fecha actual: justo antes del comienzo de la cuaresma. La gente festejaba hasta el cansancio antes de sumergirse en el tiempo en que debían seguir las estrictas reglas de la Iglesia previas a la celebración de la Pascua.

Durante esas fiestas, los nobles aprovechaban el anonimato prodigiado por el uso de disfraces y máscaras para mezclarse con el vulgo. Momento de olvidarse de las normas, en el carnaval se ensalza al Diablo y las normas sociales se olvidan por un tiempo.

En la actualidad, las celebraciones del carnaval contienen muchos elementos de sincretismo religioso, características de festividades Celtas, paganas o precolombinas, según dónde se lo celebre. Eso sí, no importa si es en Europa, América o África, el carnaval tiene como punto común su norma general: la fiesta es sinónimo de diversión, libertad y permisividad.

Sincretismo de tradiciones

Carnaval: un poco de historia, sincretismo, ¡y lo que no te puedes perder!
Los collares de cuentas, la marca característica de Mardi Gras. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

El carnaval es un fenómeno que nada tiene de uniforme. Es más bien una fiesta viva que adquiere el sabor local de cada lugar donde se desarrolla.

En América, las distintas celebraciones tienen elementos de culturas precolombinas o africanas. Por ejemplo: uno de los actos centrales del carnaval uruguayo, con su máximo exponente en la ciudad de Montevideo, es el Desfile de Llamadas. Allí los tambores cantan al son del Candombe, un ritmo de orígenes enraizados en la comunidad africana del país.

Por su parte, el carnaval de Oruro en Bolivia es famoso por el gran sincretismo religioso que lo caracteriza. Realizado en un antiguo centro de peregrinación religiosa de la región andina, en esta fiesta se adora a la Virgen del Socavón, que los evangelizadores españoles presentaron como reemplazo de la Madre Tierra, o Pachamama.

El carnaval de la Quebrada de Humahuaca, en el noroeste argentino, también es una amalgama de las celebraciones precolombinas con las tradiciones traídas a América por los conquistadores españoles. Comienza con el desentierro de un muñeco que representa al diablo, y con el cual se bailará y se realizarán procesiones durante el tiempo que dura el carnaval. En esta versión de la fiesta, las comparsas bajan desde los cerros hasta los pueblos, bailando y tocando música, y sus integrantes son invitados por los pobladores a beber. Al finalizar el carnaval, las comparsas vuelven a enterrar al diablo en un hoyo que simboliza la boca de la Pachamama.

En Europa, el carnaval presenta tintes de tradiciones de religiones paganas y de la cultura celta mezclados con elementos católicos. Esto se debe a que, durante la Edad Media, la Iglesia católica aglutinó las celebraciones de invierno que ya existían en el continente --como fiestas de final de la cosecha, la fiesta dedicada a asegurar la fecundidad femenina, o la de veneración de la mujer casada-- y las mezcló con la celebración propia.

¡A festejar!

Carnaval: un poco de historia, sincretismo, ¡y lo que no te puedes perder!
Una scola do samba baila en el Sambódromo. (John Foxx/Stockbyte/Getty Images)

Y cada fiesta tiene sus características particulares.

Los cientos de miles de turistas que llegan cada año a Río de Janeiro, lo hacen buscando participar en una fiesta que es mundialmente famosa por sus dimensiones y por su intensidad. Es que el carnaval pone a la ciudad a bailar durante cuatro días, y lo cierto es que no hay una sola forma de vivir esta celebración. Para sentir a pleno el carnaval carioca, lo más tradicional es ir al Sambódromo, un estadio gigantesco construido exclusivamente para ser la pista durante la cual las carrozas, los carros y los bailarines de las escolas do samba se deslizarán dando muestra de sus elaborados disfraces cubiertos de plumas y moverán sus cuerpos cubiertos de brillantina al ritmo de la samba brasileña. El Sambódromo fue inaugurado en 1984 y cuenta con 550m de pista, que se recorren en unas dos horas, aproximadamente. La versión gratuita de este evento consiste en asistir a la “concentración”, donde se pueden ver a los grupos formarse y ensayar por última vez sus pasos. En Brasil, el carnaval está presente en cada calle, y los turistas están invitados a participar y divertirse formando parte de la multitud.

En la Argentina, por su parte, cada pueblo tiene su comparsa y su corso: se cortan las calles y las murgas desfilan haciendo sonar sus bombos y platillos. Los niños se persiguen con globos rellenos de agua, o directamente baldes, y al final de la fiesta se elige a la reina del carnaval, muchas veces un hombre disfrazado de novia.

Mardi Gras, atracción típica de la ciudad estadounidense de Nueva Orleáns, se caracteriza por sus máscaras coloridas y por los collares de cuentas, que rebalsan las noches de la celebración. Los collares de coloridas cuentas llueven desde las carrozas, desde los balcones de la ciudad y desde las personas apostadas en la calle misma. Y no hay que olvidarse de la música de Mardi Gras, ya que en estas fechas el Sur de ese país muestra sus mejores galas en lo que se refiere a este arte.

En Venecia, la sede del carnaval europeo más importante, los elementos fundamentales son las máscaras y los disfraces antiguos. Y, muy diferente a la versión descripta anteriormente, aquí las calles no se llenan del desenfado y del baile, sino que la gente se dedica a desfilar por la ciudad resguardada por sus disfraces y a tomarse fotografías. Se realizan fiestas, pero son en su mayoría privadas

No importa si se celebra al calor del sol del verano o bajo la nieve, el carnaval es sin dudas una fiesta rotunda, donde la única regla es la diversión.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles