Lifestyle

Claves para una buena escucha

Escrito por dee willis | Traducido por antonella iannaccone
Claves para una buena escucha

Cruzar los brazos indica que no estas escuchando.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Saber escuchar es una parte integral de cualquier relación. Escuchar hace que nuestros seres queridos se sientan apreciados y respetados. Cuando los padres escuchan a sus hijos se fortalece la autoestima, y ​​escuchar de manera efectiva en el lugar de trabajo ayuda a evitar malentendidos. Escuchar implica más que simplemente escuchar las palabras habladas. Es un proceso activo que requiere la comprensión del significado de las palabras y la intención del hablante.

Otras personas están leyendo

Contacto visual

Mantener el contacto visual ayuda al oyente a bloquear las distracciones externas y centrarse en el que habla. Se muestra que estás prestando atención a él. El contacto con los ojos también permite al oyente ver el lenguaje no verbal. El lenguaje no verbal incluye gestos y expresiones faciales que proporcionan información adicional, como rodar los ojos para demostrar sarcasmo o agitar las manos para demostrar declaraciones importantes.

Proveer retroalimentación

La retroalimentación es otra manera de demostrar que estás escuchando. Se comunica la comprensión del oyente de la información. Asentir con la cabeza y decir: "Mmm hmm," indica que entiendes, sacudir ligeramente la cabeza y responder "Oohh," indica la empatía, y la inclinación de tu cabeza con una mirada de asombro en tu rostro indica confusión acerca de lo que dice el orador. Esta información le permite al orador sabes si debe continuar, dar más detalles sobre un tema o detenerse y explicar, lo que mejora la comprensión de escucha.

Aclarar la información

La aclaración verbal es también clave para la escucha efectiva. Cuando no entiendes lo que dice el orador, puedes esperar hasta que haya terminado o interrumpir educadamente para pedir aclaraciones. También es posible que te distraigas cuando alguien está hablando, por ejemplo, cuando un coche pasa, suena un teléfono o se caen tus llaves. Estos son también los momentos oportunos para solicitar aclaraciones o pedir a alguien que repita la información para asegurarte de que entiendes y no te pierdes la información. Puedes decir: "Lo siento, ¿has dicho que no hablaste con el gerente?" o "¿Cuándo dices que comenzaste a sentirte enfermo?"

Resumir información

Cuando la conversación se ha terminado o se ha proporcionado una gran cantidad de información, resume lo que se dijo. Repite todos los puntos importantes para que el orador verifique la exactitud de la información. Integra todas las ideas, temas y matices emocionales para establecer una visión global de la conversación. Para resumir la conversación, puedes comenzar diciendo: "Así que lo que estás diciendo es" o "A ver si he entendido."

Evita compartir información

No se puede hablar y escuchar al mismo tiempo. No des tu opinión o compartas historias acerca de tus propias experiencias a menos que lo solicite el orador o que termine de hablar. Interrumpir con tus propias historias hace que el oyente sienta que no estás interesado en su experiencia y le impide proporcionar toda la información necesaria. Además, si estás hablando sobre la otra persona no puedes escuchar lo que está diciendo.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media