Cocinar con la olla de presión Presto

Escrito por diane watkins Google | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cocinar con la olla de presión Presto
Tu olla de presión Presto puede ayudarte a obtener una comida saludable en un tiempo récord. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

Tu olla de presión Presto puede ayudarte a obtener una comida saludable en un tiempo récord. Los alimentos se cuecen de tres a 10 veces más rápido en una olla a presión y quedan tiernos y nutritivos. La empresa Presto hace ollas de presión de 4 (1,9 l), de 6 (2,8 l), y de 8 cuartos (3,8 l), así como ollas de presión para elaborar conservas que puedes encontrar de 16 (7,5 l) y 23 cuartos (10,9 l). Para la mayoría de las familias las ollas de 4 o de 6 cuartos (1,9 o 2,8 l) es ideal.

Otras personas están leyendo

Seguridad

Dado que la presión se acumula dentro de la olla Presto, es importante seguir algunas reglas de seguridad.

La olla a presión Presto tiene niveles que señalan la mitad y a dos tercios. Para la mayoría de los alimentos, puedes llenar la olla con seguridad llegando a la línea que llega a los dos tercios. Nunca debes llenarla con alimentos que se expandan, como arroz, frijoles y sopas que puedan formar espuma que supere la línea que señala la mitad. Nunca llenes tu olla de presión Presto.

El líquido es necesario para crear la presión necesaria y cocinar los alimentos. Si la olla se usa seca, se recalentará y posiblemente sufrirá daños. Siempre agrega líquido a los alimentos antes de cocinar en la olla a presión Presto.

Antes de cerrar la tapa, mira a través del agujero de ventilación. Si ésta se obstruye, debes limpiarla, antes de cerrar la tapa.

Cierra la tapa, apretándola en la olla de presión. Las asas deben quedar alineadas. Una vez que la presión comience a acumularse en la olla, debes liberarla por completo antes de abrir la olla. El vapor que se escapa a través de la ventilación es un signo de acumulación de presión. La presión está en un nivel seguro cuando el bloqueo de salida de aire está en la posición hacia abajo. Abrir la olla antes de liberar toda la presión puede hacer que el contenido explote y salpique causando quemaduras.

Cómo funciona

Cuando la tapa está cerrada en la olla Presto y aplicas calor, la presión se acumula dentro del recipiente. En condiciones normales de cocción, las temperaturas de la comida nunca se elevan por encima del punto de ebullición de 212 grados Fahrenheit (100 grados Centígrados) hasta que todo el líquido se evapora. A 15 libras de presión, la temperatura se eleva a 250 grados Fahrenheit (121 grados Centígrados), permitiendo que los alimentos se cocinen más rápido a temperaturas más altas. El vapor húmedo ablanda la carne y crea una salsa sabrosa.

Usa tu olla de presión Presto

Mientras te familiarizas con su olla de presión Presto, usa las recetas que están especialmente diseñadas para usar tu olla. Prepara tu receta, asegurándote de no llenar la olla demasiado. Añade el líquido que la receta requiere. Controla el ventilador y cierra la tapa sobre la olla de cocción. Coloca el regulador de presión en la parte superior del tubo de ventilación.

Calienta la olla a fuego alto hasta que el regulador de presión comience a mecerse suavemente. Una vez que inicia este movimiento de balanceo lento y constante, empieza a cronometrar tu receta. Baja el calor si es necesario para mantener el movimiento de balanceo lento. Un movimiento vigoroso dejará salir el vapor, lo que puede provocar que la comida se queme.

Cuando termine el tiempo de cocción, apaga el fuego y levanta la olla de la hornilla. Reduce la presión siguiendo las instrucciones de tu receta. Para reducir la presión naturalmente, deja que la olla se enfríe hasta que el ventilador se apague. Para enfriar la olla de manera rápida, colócala en un fregadero vacío y deja correr agua fría sobre la olla hasta que la presión se reduzca por completo. Precaución: No coloques una olla caliente en un fregadero moldeado, el calor podría dañarlo.

Retira el regulador de presión y abre la olla, levantando la tapa para que el vapor se aleje. Si la tapa es difícil abrir, deja que la olla se enfríe más hasta que el vapor se haya escapado por completo y la cubierta se abra con facilidad.

Espesa los líquidos de tu receta, si así lo deseas, y disfruta de tu comida.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles