Cómo tener una conversación con mi marido sin atosigarlo

Escrito por dan richter | Traducido por beatriz sánchez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tener una conversación con mi marido sin atosigarlo
Atosigar constantemente y quejarte de lo que hace tu marido puede hacer que deje de quererte. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

Las esposas atosigadoras han sido durante años la inspiración de muchas rutinas de buenas comedias. Aunque atosigar puede conseguir algunos chistes breves, puede acabar rompiendo un matrimonio si no se para. Muchas mujeres ni siquiera se dan cuenta de que lo que dicen suena como si atosigaran cuando les piden a sus maridos que hagan algo como cortar el césped o sacar la basura, lo que hace que el marido se sienta menospreciado o como un niño. Siguiendo unos pocos consejos distintos y a través de la práctica, cualquier esposa puede tener una conversación con su marido sin atosigarle.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Comunícate de forma más clara cuando hables con tu marido. Algunas mujeres enturbian lo que están intentando decir en lugar de simplemente decir lo que quieren decir. Por ejemplo, en lugar de decirle a tu marido "Si tienes tiempo antes de ir a la cama, ¿puedes arreglar la pila?", dile claramente que te gustaría que lo hiciera, como "Te agradecería mucho que apretaras el grifo de la cocina antes de ir a la cama. Ha estado goteando de nuevo". Tu marido ya no tiene que adivinar que es "arreglar la pila", y no tendrás que atosigarlo porque no te ha entendido.

  2. 2

    Piensa lo que dices antes de decirlo. No seas degradante o desmoralizante con tu marido cuando hables con él. Antes de hablar, pregúntate si te gustaría que te hablaran así. ¿Lo que vas a decir es condescendiente? Si sientes la necesidad de atosigarle, oblígate a no hacerlo, y en lugar de eso busca una forma de reformular lo que vas a decir para que sea de forma más educada y directa.

  3. 3

    Añade un poco de respeto y elogios cuando hables con tu marido. A nadie le gusta sólo que le critiquen y le atormenten todo el tiempo. Mantener un tono respetuoso y mezclar un par de elogios puede ir muy bien. En lugar de quejarte a tu marido diciendo "¡Nunca colocas los platos correctamente en el lavaplatos!", dile algo como "Aprecio mucho que pongas los platos en el lavaplatos, ayuda mucho a mantener limpia la encimera. Pero a veces la forma como los pones en el lavaplatos no los deja limpios. ¿Te importa que te enseñe cómo dice el manual que hay que ponerlos?" Pedir a tu marido de forma educada y darle un cumplido será más efectivo que sólo quejarte.

  4. 4

    Ten en cuenta que no siempre tienes razón y que debes ceder. Aunque tengas tu forma de mantener las cosas limpias, guardadas y organizadas, tu marido también tiene derecho a hacer las cosas a su manera. Antes de atosigarle sobre algo, pregúntate si merece la pena mencionarlo. Por ejemplo, si tu marido deja las toallas húmedas en el suelo del baño, pregúntate si eso es algo sobre lo que merezca la pena discutir y molestarle, o si es algo con lo que puedes vivir.

  5. 5

    Realiza un poco de autoreflexión para saber por qué quieres atosigarle. Piensa en lo que hace que reacciones y le molestes de esa forma y por qué reaccionas así. Seguramente te darás cuenta de que tienes problemas con querer siempre tener el control o un patrón de comportamiento de búsqueda constante de culpas. Trabajar en estos problemas puede ayudarte a romper el patrón y la necesidad de molestarle, y mejorará la comunicación general con tu marido.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles