Cuatro métodos para hacer lluvias de ideas

Escrito por lauren whitney | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cuatro métodos para hacer lluvias de ideas
Hacer una lluvia de ideas puede ser un primer paso útil para conceptualizar nuevos productos o ideas. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

Las lluvias de ideas se hacen para usar la creatividad de la mente para encontrar soluciones a los problemas. La lluvia de ideas requiere un flujo de pensamiento sin límites que vaya directamente del cerebro al papel. Ordenar las ideas viene después. Esta técnica tradicionalmente es una técnica de grupo pero también funciona de forma individual. Si dejas que tu mente corra libre sin criticar tus ideas, puede que encuentres productiva a una sesión de lluvia de ideas individual. Algunas técnicas pueden proveerte nuevas perspectivas.

Otras personas están leyendo

Hacer listas

Cuando creas una lista, incluso una tan simple como una lista de compras, estás haciendo una forma simple de lluvia de ideas. Enlistar las ideas tan pronto ingresan en tu cabeza es una estrategia efectiva ya que te fuerza a condensar tus pensamientos en viñetas que dejan poco espacio para críticas o análisis. Hacer una lluvia de ideas se trata de obtener tantas ideas como sea posible, sin restringirlas. Pon tus ideas en forma de lista para mantenerlas organizadas, breves y sin imponer restricciones a tus pensamientos.

Mapear

Mapear crea un arreglo visualmente más significativo de una lluvia de ideas ya que colocar estas ideas en una página o en un tablero también transmite información. Escribe el concepto fundamental o el problema sobre el que estás haciendo la lluvia de ideas en el centro de la página. Después, añade ideas alrededor, agrupando las ideas similares. Después de la fase de lluvia de ideas, dibuja conexiones, encierra y subraya a medida que lo consideres para mostrar la interrelación entre conceptos y cómo se relacionan con el tema central. El mapeo traduce el lenguaje que probablemente ya usas para describir "el corazón del asunto" o "el problema central" en un sistema visual que puede resaltar nuevas relaciones entre las ideas.

Juego de roles

Dependiendo de la naturaleza del problema, puede que te des cuenta que observarlo desde una perspectiva diferente es esclarecedor. Durante la sesión de lluvia de ideas, intenta ver el concepto central desde el punto de vista de otras personas. Por ejemplo, si estás haciendo una lluvia de ideas sobre una nueva marca de autos, puedes pensarlo desde la perspectiva de un posible comprador, de un vendedor, de un ingeniero de seguridad o de un diseñador. Ponte en el papel de diferentes tipos de compradores para ganar una visión interna de cómo los padres, estudiantes universitarios o los oficinistas pueden ver a este vehículo. Si estás haciendo una lluvia de ideas sobre un tema más personal, pregúntate cómo las personas cercanas a ti verían el problema.

Desafío

Aunque la mayoría de métodos de lluvias de ideas son procesos aditivos, las suposiciones desafiantes son sustractivas. Puedes comenzar con una idea y desarmarla sistemáticamente durante una sesión desafiante de lluvia de ideas. Comienza con un set de afirmaciones que describan un problema. La lluvia de ideas desafía a estas afirmaciones y ofrece alternativas. Si estabas decidiendo una carrera en la universidad, puedes desafiar la afirmación de que necesitabas elegir una carrera pero que estabas limitado a una sola o que esa universidad era tu única opción. Las sesiones de lluvias de ideas desafiantes son más que sólo negación; también involucran enlistar alternativas. En vez de ir a la universidad, puedes enlistar unirte al ejército, buscar entrenamientos o viajar por un tiempo antes de continuar tu educación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles