Cómo cuidar el cabello de un bebé de raza negra

Escrito por contributing writer | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El cabello afro no crea su propia grasa, así que se vuelve más seco que otros tipos de cabello. Por lo tanto, es importante mantener el cuero cabelludo y el pelo bien engrasados. El cabello de los bebés suele ser muy suave, pero conforme van creciendo, va necesitando mayor hidratación. Hay muchos tipos y grados de enrizamiento; algunos rizos son más secos que otros, así que tendrás que ir probando para encontrar lo que mejor le va a tu bebé.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Loción capilar
  • Aceite capilar
  • Acondicionador
  • Aceite de oliva
  • Aceite de coco
  • Un pañuelo
  • Un peine
  • Gomas para sujetar el pelo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Ten siempre a mano los productos adecuados para cuidar el cabello de tu bebé. Hay aceites capilares que han sido elaborados específicamente para el pelo afro. Algunas marcas conocidas son, por ejemplo, Just for Kids, Pink Oil, Carols Daughter y Curlz. Alguna gente prefiere utilizar aceite de oliva o de coco, por ser esta una opción más natural.

  2. 2

    No le laves el cabello a tu pequeño hasta que cambie y se vuelva más grueso, lo que ocurrirá alrededor de los seis meses de edad. Los rizos del bebé son, por lo general, suaves y no requieren mayor atención. En la mayoría de los casos, solo es preciso un poco de aceite o loción capilar unas cuantas veces por semana. Vierte un poco de aceite en tus manos y frota con suavidad su cabello y cuero cabelludo. El aceite también es eficaz para combatir la costra láctea, fenómeno bastante común entre los bebés de raza negra a causa de su piel particularmente seca. No utilices aceite mineral, ya que resecaría aún más su pelo. Antiguamente, la gente empleaba vaselina, pero hoy en día ya no se aconseja su uso.

  3. 3

    "Lava" el cabello de tu bebé una vez cada una o dos semanas, dependiendo de lo sucio que esté. No utilices champú, porque eliminará la grasa natural del pelo. Puedes hacer lo que se llama un "co-wash" (conditioner only wash), es decir, un lavado solo con acondicionador. Cada tres o cuatro meses, valora si hay demasiado producto acumulado en el cabello y, si es así, lávalo con un champú clarificante; no obstante, estos lavados deberían ser poco frecuentes y espaciados entre sí.

  4. 4

    No le laves la cabeza al pequeño en la bañera; el cabello afro suele ser muy tupido y no podrías acceder bien a buena parte de él. Recuesta a tu bebé sobre una superficie plana cerca del lavabo y lávale ahí el cabello. Para facilitar el lavado, divídelo en secciones y trabaja cada parte llegando hasta el cuero cabelludo. Si tu bebé ya tiene trenzas, puedes lavarlas sin deshacerlas y secarlas presionándolas con una toalla.

  5. 5

    Si tu bebé tiene seis meses o más, puedes cubrir su pelo durante la noche. Utiliza un pañuelo normal de algodón y átalo firmemente por detrás, asegurando bien la parte superior para evitar que resbale. Los aceites del cabello pueden estropear la ropa de cama; además, al cubrir la cabeza del pequeño también protegerás el rizo y disminuirás el encrespamiento. Si prefieres no cubrirle el cabello a tu bebé, otra opción es utilizar sábanas y fundas de almohada de satén. Este material, al ser deslizante, evitará que el pelo se quede enganchado en él -a diferencia de lo que ocurre con otros tejidos confeccionados con algodón o poliéster-.

  6. 6

    Reserva bastante tiempo para el peinado. Puede llevarte hasta dos horas peinar el cabello de tu bebé, dependiendo de lo largo y espeso que sea. Un método habitual es hacerlo cuando el pequeño está dormido; muchos bebés se acostumbran a que se les arregle el pelo mientras echan un sueñecito. Coloca una toalla en tu regazo y pon la cabeza del pequeño sobre ella. Si el niño es mayor, puedes distraerlo con algún aperitivo o algún programa de televisión para que se quede tranquilo. Los niños más pequeños se calmarán si les das un biberón en ese momento. Pulveriza el pelo con un acondicionador sin enjuague (uno específico para cabello afro), aplica luego una crema y deja que penetre bien. Separa el cabello con la ayuda de un peine que tenga las púas separadas y péinalo con suavidad comenzando por arriba. Los nudos se suelen formar en las puntas, así que pon especial cuidado ahí. Ten a mano gomas o clips para mantener apartados los demás mechones. Una vez que hayas pasado el peine por un mechón, enróllalo suavemente o trénzalo para mantenerlo así hasta que puedas realizar el peinado.

  7. 7

    Para compensar el tiempo que vas a emplear en realizarlo, elige un peinado para el cabello de tu bebé que sea cómodo y que se mantenga. Los moños afro (mechones de pelo sujetos con gomas por toda la cabeza) son un peinado habitual y fácil de hacer; mantienen el pelo arreglado durante todo el día y, si es necesario, pueden quitarse por la noche sin ninguna dificultad. Las trenzas africanas -llamadas en inglés "box braids" (trenzas caja) debido a la forma que adopta la zona que rodea cada trenza-, las trenzas pegadas de tres cabos o las de dos, requieren varias horas para su realización, pero sientan bien al cabello y duran de dos a tres semanas. No mantengas un peinado más de este tiempo, porque el pelo se "asentaría", es decir, se uniría de tal forma que sería imposible destrenzarlo. Si eso ocurriera, tendría que ser cortado. Disponte a rehacer cualquier mechón que empiece a estar enredado o encrespado. Si se trata de un niño inquieto, puedes tomarte hasta un día de descanso. Lava, peina y, tras una pausa, haz las trenzas que la paciencia del bebé te permita hacer. No las aprietes demasiado ni utilices gomas sin recubrir, porque podrías provocar roturas. Cuando llegue el momento de retirar las gomas, córtalas con cuidado con una tijera, en lugar de intentar desenrollarlas.

  8. 8

    No le cortes el cabello a tu bebé, ya que, al estar muy rizado, tardaría mucho tiempo en crecer. Cuando se trata de niñas, hay padres que prefieren no cortarles nunca el pelo. Por lo general, los chicos no precisan un corte hasta los dos o tres años. Pero si insistes en cortárselo o necesitas ayuda para realizar el trenzado, busca una peluquería que esté especializada no solo en cabello afro, sino también en bebés.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles