Lifestyle

Cómo cuidar un pato recién nacido

Escrito por nicholas nesler | Traducido por alejandra rojas
Cómo cuidar un pato recién nacido

Los patos bebés son divertidos de cuidar y requieren sólo un par de suministros.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Puede ser divertido criar y jugar con patos recién nacidos ya sea que los hayas comprado en una tienda de alimentos o que los hayas incubado tú mismo. Cuidarlos no es lo mismo que criar gallinas aunque hay unas cuantas similitudes en el cuidado de ambas aves. Independientemente de si tienes un patito o una multitud, saber cómo cuidarlos es importante y requiere un par de cosas básicas incluyendo el área de crianza con cama adecuada, calor, comida y agua.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una caja grande de cartón
  • Un tazón poco profundo para agua
  • Heno
  • Comida especial para bebé de pato o pollo
  • Una lámpara de calor
  • Bombillas infrarrojas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Selecciona el área de crianza para tus patos que sea limpio, seco, bien ventilado, con buena luz y libre de corrientes de aire. Esta área es el lugar donde vivirán los bebés. Puede ser una pequeña construcción en la esquina de un establo, cobertizo o garaje. Si sólo tienes uno o dos bebés patos el área incluso puede ser una caja de cartón. Debe estar bien cerrada así otros animales como los roedores, mapaches, zorros, coyotes, perros o gatos no pueden entrar. Cualquiera de estos animales puede comérselos. Escoge material absorbente para el piso como el heno. La viruta de madera no es ideal ya que los patos pueden intentar comérsela. Ellos jugarán en su plato de agua el cual será su cama de agua. Asegúrate de remover el heno húmedo todos los días y reemplazarlo así tus bebés no se exponen al moho.

  2. 2

    Proporciona una fuente de calor para tus patos como una lámpara de calor con una bombilla de luz infrarroja. Las bombillas regulares no brindan suficiente calor. En promedio, una lámpara de cuatro bombillas de 250 vatios puede calentar hasta 150 patitos, mientras que una lámpara de calor de 250 vatios puede calentar hasta 30 patitos. Selecciona tu lámpara basado en el número de bebés que tengas. Puedes medir la temperatura bajo el centro de la luz al nivel de donde están los patitos. La mejor manera de hacer esto es sostener un termómetro directamente bajo la luz al nivel de las cabezas de los bebés. También puedes colocar un termómetro pequeño sobre el piso directamente bajo la lámpara. La temperatura debe medir los primeros días aproximadamente 98 ºF (36 ºC) y luego se puede ir reduciendo en un período de seis semanas a 5º F (15 ºC) cada semana hasta que la temperatura alcance los 70º F (21 ºC). Reducirás la temperatura al elevar el nivel de la lámpara. Para empezar, tu lámpara debe colgar aproximadamente de 12 a 15 pulgadas (30 a 38 cm) por encima de los patitos. Asegúrate de que ésta no entre en contacto con ellos ya que les podría causar quemaduras. También tendrás que ir elevando la lámpara a medida que crezcan en tamaño. Para proveer una fuente constante de calor asegúrate de mantenerla encendida las 24 horas del día.

  3. 3

    Alimenta a tus patitos con la comida correcta para asegurar su buena salud. Puedes encontrar comida especial para bebés en las tiendas de suministro de comida de tu localidad. La comida especial para pollo también puede funcionar. Este tipo de comida se asemeja a un polvo fino y seco, y contiene nutrientes esenciales que tus patitos necesitan. La comida debe colocarse en un tazón poco profundo similar a un molde para tarta, así todos los bebés pueden reunirse alrededor de ella. Cada uno necesita aproximadamente 2 cucharadas de comida al día, así que asegúrate de llenar el tazón de acuerdo con el número de patitos que tengas. Agrega un poco de agua a la comida para que se convierta en un puré, lo cual lo hará más atractivo para los bebés patos. A medida que crecen puedes aumentar gradualmente la cantidad de comida, una cucharada cada par de semanas, hasta que alcances aproximadamente 1/2 taza. En este punto puedes cambiar la comida especial a un alimento regular para patos, el cual también puede comprarse en una tienda de suministro para granjas. También puedes darles frutas y vegetales frescos, pero estos deben estar picados en pedazos muy pequeños ya que los bebés patos no tienen dientes. El único vegetal que debes evitar es la cebolla. Asegúrate de brindarles un tazón poco profundo con agua fresca y volverlo a llenar todos los días. Verás que también les gusta bañarse y jugar en el agua aparte de beberla, así que el nivel del agua debe ser más bajo de 1/4 de pulgada (0,6 cm) así no se ahogan. Si el clima está cálido puedes sacar a los patitos por un par de horas mientras el sol brilla para que puedan ejercitarse. Puedes dejarlos correr en un área cerrada como en un corral para pollos o para patos, o también puedes utilizar un corral portátil hecho de alambre y sin fondo para que los bebés estén directamente sobre el césped.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media