Cómo cuidar una planta de albahaca de interiores

Escrito por mackenzie wright | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cuidar una planta de albahaca de interiores
Cultiva la albahaca en tu jardín. (PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images)

La albahaca viene en muchos sabores diferentes, como la albahaca dulce, de limón ácido o tailandesa picante, por lo que las personas que disfrutan cocinar apreciarán tener un suministro constante de la misma. No es de extrañar que la albahaca sea una de las hierbas más populares para que cultiven los jardineros. Esta una planta fácil de cultivar que crece bien en macetas y es muy productiva. Todo lo que necesitas para obtener una abundante cosecha de albahaca es el alfeizar soleado de una ventana y una buena preparación.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una maceta de 12 pulgadas (30 cm) con bandeja de goteo
  • Grava o bolitas de poliestireno
  • Un medio de cultivo
  • Plantas o semillas de albahaca
  • Un par de tijeras

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Selecciona un buen lugar en tu hogar donde tener tus plantas de albahaca. Esta es una planta que adora el sol, y ama la luz y el calor. La exposición al sol del sur es ideal, pero es más importante ponerla en el alfeizar de una ventana, donde reciba un mínimo de 6 a 8 horas de luz solar diarias.

  2. 2

    Elige un contenedor del tamaño adecuado para la albahaca. Esta no necesita mucho espacio, pero no debe estar apretada. Una maceta de 8 a 12 pulgadas (20 a 30 cm) será suficiente. Las macetas de arcilla, como las de terracota, son las mejores porque son porosas y promueven un mejor drenaje y circulación del aire que el plástico.

  3. 3

    Agrega una o dos pulgadas (2,5 a 5 cm) de arcilla, bolitas de poliestireno o piedritas en la parte inferior de las macetas para promover la circulación del aire. Llena las macetas con tierra, preferentemente una especialmente diseñada para cultivar hierbas. Apisona la tierra ligeramente para quitar burbujas de aire y riégala.

  4. 4

    Mantén la tierra en una ventana soleada. Planta la albahaca sólo después de que la tierra esté tibia (a más de 60 grados Fahrenheit o 15 grados Celsius) y siembra las semillas directamente en la maceta o trasplanta las plántulas.

  5. 5

    Riega regularmente la albahaca para mantener el suelo húmedo, pero no empapado. Riega profundamente, hasta que el agua drene por la parte inferior de la maceta. No permitas que el suelo se seque completamente entre riegos.

  6. 6

    Da vuelta la planta cada un par de días para que el follaje en todos lados obtenga la misma cantidad de luz. Esto promoverá un follaje tupido. Si tus plantas no reciben luz solar suficiente, proporciónales una luz fluorescente durante varias horas al día como complemento.

  7. 7

    Comienza a cosechar ligeramente de tu planta, recogiendo o quitando las hojas una vez que desarrolle tres conjuntos completos de hojas. Esta poda frecuente también estimulará el crecimiento. A medida que la planta sigue creciendo, puedes aumentar la cosecha, pero nunca debes quitar más de 1/3 de la planta por vez.

  8. 8

    Quita los retoños que tengan brotes blanco cuando crezcan de las ramas superiores. Esto evitará que las semillas se caigan y hará que tu planta siga produciendo, estimulando su espesura.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles