DESCUBRIR
×

Cómo cuidar plantas crasuláceas

Actualizado 17 abril, 2017

Las crasuláceas son plantas perennes suculentas, lo que significa que viven año tras año, que son carnosas y que retiene agua en su tallo y cuerpo. Son ideales para jardines con rocas y paisajes desérticos. Se cultivan también en macetas para interiores y exteriores, ya que su tamaño no rebasa las 6 pulgadas de altura. Pueden crecer en cualquier zona dentro de 4 al 11 (ver la fuente por zona del mapa de Estados Unidos). Las crasuláceas crecen y se cuidan con extrema facilidad.

Instrucciones

  1. Ubica tu planta en un lugar bien iluminado. Si la conservarás en el interior, asegúrate que esté cerca de una ventana y que reciba la luz del sol durante la mayor parte del día. En cambio, si las plantarás en el patio, jardín o techo, asegúrate de que tengan tanto sol como sea posible.

  2. Transplanta tus crasuláceas a una tierra arenosa. Curiosamente, esta es una de esas plantas que crecen bien en una tierra poco favorable. Si las trasplantas usa una mezcla arenosa o añade grava.

  3. Riégalas escasamente. Recuerda que los cactus y las suculentas son plantas del desierto, por lo que son resistentes a la sequía. Deja que la maceta o la tierra donde se encuentren se seque completamente y entonces proporciona a las crasuláceas algo de beber. Sin embargo, después de trasplantarlas riégalas bien.

  4. Al trasplantar los retoños o "polluelos" que crecen alrededor de la madre o "gallina", obtendrás nuevas plantas. Con cuidado saca cada una de estas rosetas y trasplántalas en otro lugar de tu jardín o maceta.

Consejos

  • La fertilización no es necesaria para estas plantas. Si las riegas mucho o su piso permanece húmedo, el agua pudrirá las raíces, hojas y tallos. Riégalas con menos frecuencia y llévalas a un lugar más seco y cálido.

Necesitarás

  • Una planta Crasulácea