Cómo cultivar frutillas en un cesto colgante

Escrito por amelia allonsy | Traducido por contributing writer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cultivar frutillas en un cesto colgante
¿Qué podría ser más tentador que frutillas grandes y exquisitas brotando de un canasto colgante, esperando a ser cosechadas? (ValentynVolkov/iStock/Getty Images)

¿Qué podría ser más tentador que frutillas grandes y exquisitas brotando de un canasto colgante, esperando a ser cosechadas? Detrás de la puerta principal, un cesto de bayas frescas es una cálida bienvenida para cualquier visitante. Escondidas en el patio, estas deliciosas fresas son fáciles de cultivar y aún más fáciles de cosechar.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Cesto colgante para plantas
  • Turba
  • Vermiculita
  • Perlita
  • Fertilizante soluble en agua
  • 6 plantas de fresas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Compra un cesto colgante de 8 a 12 pulgadas (20 a 30 centímetros). Los canastos hechos de fibra de coco son contenedores divinos para cultivar fresas, pero cualquier maceta que tenga un buen drenaje servirá. Remoja a fondo los maceteros hechos de fibra antes de llenarlos con tierra.

  2. 2

    Mezcla 8 cuartos (8 litros) de turba, 1 cuarto (1 litro) de perlita y 1 cuarto (1 litro) de vermiculita para crear una mezcla ligera que te permita trasladar la planta sin preocuparte por el peso. Además retendrá más agua que cualquier tierra orgánica y evitará que tus fresas se sequen demasiado rápido. Asegúrate de mezclar bien todos los ingredientes para obtener resultados óptimos.

  3. 3

    Llena la maceta hasta 2 o 4 pulgadas (5 a 10 centímetros) del borde superior. Crea un agujero lo suficientemente grande para acomodar el cepellón de la planta. Esparce las raíces para estimular su crecimiento. Cúbrela con más tierra y presiona firmemente con tus manos. Tu cesto tendrá suficiente espacio para 6 plantas. Las frutillas tienen raíces poco profundas y crecerán con fuerza en este arreglo.

  4. 4

    Riega minuciosamente y cuelga el cesto recién plantado con las fresas en un lugar protegido del sol de la tarde por unos días mientras se adaptan a su nuevo ambiente. Gradualmente muévelas a un área que reciba al menos 6 horas de luz solar directa cada día, una vez que ya estén establecidas en el canasto.

  5. 5

    Controla el cesto a diario y riégalo si fuera necesario. Mantén el suelo húmedo, pero no empapado. Aplica un fertilizante soluble en agua alto en fósforo del día 10 al 14 de la temporada de cultivo.

  6. 6

    Hiberna las plantas en un área protegida y cúbrelas con varios centímetros de heno, o muévelas a un cobertizo o a un sótano resguardado del frío. Estarán listas para crecer otra vez en la primavera cuando el clima cálido regrese.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles