Cómo cultivar pinos a partir de las piñas

Escrito por sharon sweeny | Traducido por adriana de marco
Cómo cultivar pinos a partir de las piñas

Recoger piñas es el primer paso para cultivar pinos.

Jupiterimages/PhotoObjects.net/Getty Images

Las piñas contienen semillas de las cuáles crecen los pinos. No se puede plantar una piña para que crezca un pino. Primero debes retirar las semillas de la piña. Entonces las puedes plantar y de ellas nacerá un pino, de forma similar a cuando plantas semillas de cualquier otra planta. Pero, para obtener las semillas, primero debes recolectar las piñas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Piñas frescas de pinos
  • Una bandeja de alambre o una bandeja grande
  • Sobres de papel
  • 1/4 de taza de arena
  • Una pequeña bolsa de plástico con un alambre para cerrarla
  • Turba
  • Fertilizante 12-20-0 granulado
  • Pala
  • Un rociador de manguera
  • Heno, paja o mantillo de agujas de pino

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Recoge las piñas al final del verano y al principio del otoño. Busca las que sean de color oscuro con las escamas cerradas. Las que las tienen abiertas muy probablemente ya hayan liberado las semillas. Ponlas a secar en una bandeja de alambre o en una bandeja grande. A medida que se van secando, liberan las semillas. Coloca las semillas en sobres de papel en un lugar fresco y seco hasta el final del invierno, aproximadamente unos 30 a 60 días antes del comienzo de la primavera.

  2. 2

    Remoja las semillas en un vaso de agua. Las que sirven son las que se van al fondo del recipiente. Las que no germinarán son las que flotan. Tira estas últimas.

  3. 3

    Mezcla las semillas de pino con arena húmeda y pon la mezcla en una bolsa plástica. Ciérrala de forma floja con un cierre de alambre. Coloca la bolsa en la nevera a aproximadamente 36° F (2° C) por unos 30 a 60 días.

  4. 4

    Prepara un lugar para plantar las semillas al principio de la primavera, lo puedes hacer en el cantero de un vivero o en dónde lo puedas ver crecer. Asegúrate de que el lugar que elijas esté protegido de los vientos fuertes. Agrega 1 o 2 pulgadas (2,5 a 5 cm) de turba a la superficie de la tierra. Espolvorea un fertilizante granulado 12-20-0 sobre la turba, siguiendo las proporciones indicadas por el fabricante. Incorpora el fertilizante y la turba a la tierra moviendo el terreno con una pala. Nivela la superficie con un rastrillo.

  5. 5

    Planta las semillas en una proporción de 50 semillas por pie en filas, separadas por unas 12 pulgadas (30 cm) unas de otras, cuando las plantas en un vivero. Cuando lo haces en su lugar definitivo, planta 10 a 12 semillas en un pequeño círculo. Pon las semillas a una profundidad de 1/2 pulgada (1,2 cm), cúbrelas con la tierra y afírmalas con la mano.

  6. 6

    Riega con una suave llovizna usando el rociador de la manguera. Controla el crecimiento y riega antes de que el suelo se seque. Si la tierra alrededor de las semillas se seca, puede ser que vuelvan a un estado de adormecimiento y no germinen. Cuando las semillas germinen luego de 20 a 30 días, riega lo suficiente como para que la zona de las raíces no se seque.

  7. 7

    Afina los plantines de los pinos cuando lleguen a una altura de 3 pulgadas (7,5 cm) para que las plantas estén separadas entre 8 y 12 pulgadas (20 y 30 cm) unas de otras. Los pinos recortados pueden ser transplantados a un cantero del vivero y crecer allí hasta que tengan un tamaño apropiado para ser transplantados a su destino final. Los plantines de pinos plantados en su destino final deben ser los más fuertes; vuelve a afinarlos dos meses más tarde. Los dos que queden pueden ser descartados o transplantados en otro lado.

  8. 8

    Pon mantillo, una capa de 3 a 4 pulgadas (7,5 a 10 cm) de paja, heno o agujas de pino, a los plantines de pinos durante los meses de invierno. Así los protegerás de los vientos fuertes del invierno y de la fluctuación de la temperatura.

  9. 9

    Cava y transplanta los plantines que crecen en el vivero la tercera primavera después de haberlos plantado. Transplántalos a su destino final sin mejorar el suelo. Esto asegurará que el sistema de raíces se desarrolle completamente buscando agua y nutrientes de las inmediaciones en lugar de quedarse en el agujero que lo plantaste y donde el terreno fue mejorado.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media