DESCUBRIR
×

Cómo curar la anemia en perros

La anemia se refiere a un conteo bajo de glóbulos rojos en la sangre y se debe a múltiples factores: pérdida de sangre, destrucción de los glóbulos rojos o inadecuada producción de los mismos, como sería el caso de traumatismos, cáncer, enfermedades del sistema inmune, enfermedades infecciosas, problemas hereditarios (predisposición genética de determinadas razas), deficiencia de hierro, falla renal o alguna enfermedad crónica. Curiosamente, los perros que padecen anemia crónica lucen mejor que aquellos que la padecen de manera repentina, debido a que los primeros están de alguna manera "adaptados" a la enfermedad.

Instrucciones

Dean Golja/Digital Vision/Getty Images

    Síntomas y tratamiento de la anemia en perros

  1. Debes estar atento a cualquiera de los siguientes síntomas: debilidad generalizada, encías pálidas, incremento del ritmo respiratorio, desmayos, pérdida de sangre (por heridas, por ejemplo), sangre en la orina o heces, falta de apetito, coloración amarillenta de la piel, distensión abdominal (debida a hemorragias internas), vómito o pérdida de peso. Si observas uno o más de estos síntomas, lleva inmediatamente a tu perro al veterinario.

    John Foxx/Stockbyte/Getty Images
  2. Antes de tratarla, tu veterinario debe identificar el tipo de anemia que padece tu perro. Para ello debe revisar el historial médico de tu mascota, hacerle un examen físico, así como un conteo sanguíneo, perfil bioquímico y uroanálisis. Dependiendo de su evaluación y la gravedad del caso, posiblemente también le tome una placa de rayos X de la zona abdominal o del pecho.

    Thinkstock/Comstock/Getty Images
  3. De acuerdo a los resultados de los estudios realizados a tu mascota, tu veterinario le dará el tratamiento adecuado. El perfil de coagulación es vital si tu perro presenta hemorragia interna o externa, o si padece de anemia hemolítica (desorden sanguíneo) para que así le dé el tratamiento adecuado. Si padece de anemia no regenerativa, lo indicará en el aspirado de médula ósea. En los casos anteriores, requerirá de vitaminas, minerales, posiblemente antibióticos y hasta transfusiones sanguíneas.

    Comstock/Comstock/Getty Images
  4. En el caso de anemia debida a una gran pérdida de sangre, por masas en el tracto digestivo, linfoma o infección del tracto urinario, los tratamientos pueden incluir desde la llamada terapia de hierro oral, hasta transfusión de sangre o concentrados de hematíes. En el caso de desórdenes genéticos (son proclives razas como springer spaniel, westh highland, cocker spaniel, beagle, alaska malamute y basenji) que deriven en anemia hemolítica, se detectará la anormalidad mediante pruebas genéticas especiales y tu veterinario determinará el tratamiento.

    Thinkstock/Comstock/Getty Images

Necesitarás

  • Veterinario
  • Rayos X
  • Antibióticos
  • Medicamentos
  • Transfusión sanguínea