Cómo despegar teclas del piano que no vuelven a su posición

Escrito por tom king | Traducido por andrés marino ruiz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo despegar teclas del piano que no vuelven a su posición
(piano image by Brett Bouwer from Fotolia.com)

La humedad es la perdición de los pianos de madera, ya sea proveniente de una bebida derramada o un clima húmedo, el agua puede provocar que la madera del piano se hinche y haga que las teclas se traben cuando lo tocas. Repararlo puede parecer más complicado de lo que realmente es. Si consigues un área despejada y logras mantener las piezas ordenadas, es cuestión de desarmar el teclado y luego volver a poner las partes en su lugar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Destornilladores (de ranuras y Phillips)
  • Taladro con brocas de destornillador
  • Papel de lija fino y grueso
  • Marcador
  • Aspiradora de mano con manguera larga y aditamento de cepillo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Desarmando el piano

  1. 1

    Abre la parte superior de la tapa del piano. Encuentra los tornillos que sostienen los paneles que cubren las teclas y las palancas y mecanismos detrás de estas. Remueve los tornillos mientras sostienes la tapa del piano en su lugar con la ayuda de un taladro si es posible para reducir las chances de que un tornillo caiga al interior del piano y dañe algo dentro de éste. Levanta los cobertores de los paneles y ponlos a un lado. Toda la parte superior del mecanismo debería estar expuesta.

  2. 2

    Remueve las teclas una a una. Las teclas se ubican en caminos que actúan como fulcros. Las teclas no están unidas a los martillos y pueden ser separadas. Mientras vas quitando las teclas, numéralas en la parte oculta mientras las pones a un lado. Coloca las teclas una al lado de la otra de forma ordenada, tal y como se ubican en el piano. Remueve todas las teclas.

  3. 3

    Aspira el interior del piano y el espacio entre las teclas para remover cualquier tipo de residuo, escombro o polvo. Utiliza alcohol en un trapo húmedo para remover cualquier depósito de substancias pegajosas. Evita humedecer el interior del piano.

  4. 4

    Limpia cada tecla con alcohol y un paño para remover la tierra, manchas y suciedad. Mientras limpias de izquierda a derecha, regresa cada tecla a su lugar. Prueba las teclas a medida que las colocas. Si te topas con alguna que se traba, detente y repárala.

  5. 5

    Examina la tecla y determina si se está produciendo algún tipo de fricción. En la mayoría de casos, será donde la madera en el interior de la tecla está expuesta. Se ha humedecido e hinchado. Puedes solucionar esto doblando un cuadrado de papel de lija grueso y lijando el área donde se está produciendo la fricción. Lija con cuidado y sólo lo necesario para evitar que la tecla se siga trabando. No te sobrepases o arruinarás el balance de la tecla y se sentirá extraño cuando estés tocando.

  6. 6

    Regresa la tecla a su lugar en el teclado. Prueba la tecla y las que están a sus lados para asegurarte que no se siga trabando. Si hay fricción, querrás lijar también la misma sección pero en las teclas adyacentes a la que ya reparaste. Puede que estas sean las culpables. No querrás lijar demasiado ninguna de las teclas. Es mejor dividir la diferencia entre dos teclas.

  7. 7

    Continúa reemplazando y lijando las teclas hasta que hayas reubicado la última. Si alguna de las teclas está demasiado deformada como para ser reparada, compra una nueva a un vendedor de artículos de piano. Con todas las piezas en su lugar, pruébalas a todas una vez más para asegurarte que no haya ninguna trabada. Reemplaza los cobertores del teclado y atorníllalos en su lugar nuevamente. Lustra el piano y habrás terminado.

Consejos y advertencias

  • Evita humedecer las teclas cuando las estés limpiando. Limpia el "marfil" con alcohol, pero no humedezcas las partes de madera, a no ser que debas remover algo pegajoso, y si lo haces, utiliza tan poco fluido como sea posible.
  • No lijes demasiado. Reducir el peso de una tecla puede alterar la sensación de la tecla al ser tocada, lo que es un gran cambio para un buen pianista. Sólo remueve una mínima parte cuando lijes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles