Cómo detener una puerta que se cierra

Escrito por emily beach | Traducido por stefanía saravia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo detener una puerta que se cierra
Cierrapuertas. (Wiki Commons)

Tener una puerta que no se quedará abierta puede ser una gran molestia e incomodidad. Incluso cuando la dejas abierta, puede que poco a poco se cierre o se cierre parcialmente. Afortunadamente, hay un número de medidas sencillas y asequibles para solucionar este problema, desde la adición de artículos en la puerta hasta utilizando topes simples. La mayoría de estas soluciones no requieren herramientas especiales o conocimiento, y pueden completarse por el dueño de la casa en tan solo unos pocos minutos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Equipo seleccionado de puerta
  • Destornillador
  • Martillo
  • Taladro
  • Cuñas de madera
  • Nivel

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Invierte en un retén de puerta decorativo. Hechos de hierro o cerámicos, estos pequeños aditamentos pueden encontrarse en una gran cantidad de colores, formas y tamaños. Son una de las maneras más sencillas para cualquier persona poder detener una puerta que se cierra, y puede también utilizarse para complementar la decoración de una habitación. El retén se coloca en el piso una vez que la puerta se abre y su peso mantendrá la puerta abierta. Puedes encontrar estos artículos en ferias artesanales y en la mayoría de las tiendas de ferretería.

  2. 2

    Instala un gancho montado en el piso o un freno de imán. Estas piezas pequeñas y asequibles en una ferretería se colocan en el piso o en la pared detrás de la puerta. Cuando la puerta está abierta, un gancho o un imán en el lado de tracción de la puerta se conecta al mecanismo de la pared, manteniendo así la puerta abierta. Las versiones de imán funcionan automáticamente, mientras que las versiones de ganchos deben ajustarse de manera manual. Solo requieren un taladro y un destornillador para su instalación.

  3. 3

    Añade un cierrapuertas con un brazo de sujeción de abertura. Un cierrapuertas es una pieza de ferretería que se instala en la parte superior de la puerta que la cerrará automáticamente cada vez que se abra. La mayoría de estos dispositivos tienen un "brazo de sujeción abierta" que ayuda a mantenerla abierta cuando el brazo está enganchado. Enganchar y liberar el brazo es tan simple como empujar la puerta un poco más de su ancho o empujándola un poco más allá para liberar la sujeción. Si ya tienes un cierrapuertas, verifica en tu tienda de ferretería local para buscar un kit de éstos. Son fáciles de instalar y todo lo que necesitas es un taladro y un destornillador.

  4. 4

    Utiliza una Mag Hold. Este dispositivo de ferretería es solo una manera de detener una puerta que se cierra de forma segura en una abertura con clasificación de incendio. Este tipo de puertas, las cuales son generalmente más pesadas y a menudo hechas de metal, están hechas para evitar que el fuego se disperse y sostenga el humo. El Mag Hold debe cablearse dentro del sistema de alarma contra fuego de modo que se libere si sucede algún evento de fuego. El resto del tiempo, la puerta debe evitar que se cierre, y de hecho, debería ser casi imposible cerrarla manualmente. Necesitarás contratar un electricista para que te ayude con este proyecto.

  5. 5

    Intenta un viejo truco de carpintería. Golpea el pasador fuera de la bisagra superior de la puerta utilizando un martillo. Deja que el pasador en una superficie plana y utiliza tu martillo para hacer una curva muy suave. Una vez que lo reinstales, la puerta no se cerrará más por si sola, pero debería cerrarse fácilmente con la mano.

  6. 6

    Coloca recta la puerta. Una puerta que está colgada y nivelada de manera adecuada no se cerrará hasta que lo hagas de manera manual. Si tu puerta no está recta, coloca cuñas de madera detrás de las bisagras, o debajo de las patas del marco o entre el marco y la pared hasta que la abertura esté recta. Utiliza tu nivel a medida que trabajas para verificar donde el marco y la puerta están niveladas, y experimenta con el lugar de tus cuñas hasta que estés satisfecho. Puedes también ajustar los tornillos en cada bisagra aflojándolos o ajustándolos un poco, ya que esto puede afectar la oscilación de la puerta también.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles