DESCUBRIR
×

Cómo estimular a una planta de tomate para que crezca más rápido

Actualizado 21 febrero, 2017

Los tomates son cultivos de verano que crecen en todos lados en los Estados Unidos, dadas la temporada y las condiciones correctas. Los tomates son sensibles a la helada y no pueden estar afuera hasta la primavera. Una vez en el jardín, estas hambrientas y sedientas plantas necesitan una nutrición rica y ácida, mucho sol y mucha agua para crecer maduros. Si tienes veranos cortos y necesitas que tus tomates crezcan rápido, o simplemente quieres cosechar fruta tan temprano en el verano como sea posible, comienza con los tomates adentro antes de tiempo y luego trasplántalos afuera con flor en plena primavera.

Instrucciones

Muchos jardineros comienzan a crecer los tomates adentro y luego transfieren la siembra establecida en el jardín externo. (Ryan McVay/Photodisc/Getty Images)
  1. Comienza a crecer las semillas de tomate ocho a diez semanas antes de la ultima helada en tu área. Llena las macetas de inicio 3/4 con tierra de inicio y planta las semillas a 1/4 de pulgada (0,63 cm) de profundidad, una por maceta. Pon las macetas en áreas donde obtengan de 4 a 6 horas de sol cada día y mantén la tierra húmeda, pero no mojada. Espera germinación en cinco a diez días.

  2. Mueve la siembra de tomate a una maceta de 3 pulgadas (7,62 cm) más grande cuando estén de al menos de 3 pulgadas (7,62 cm) de alto. Llena 3/4 de las macetas de 3 pulgadas (7,62 cm) con tierra de drenaje rápido y agrega fertilizante de inicio en la pulgada (2,54 cm) superior de la tierra. Tira de la siembra cuidadosamente de sus macetas viejas y plántalas en la tierra nueva. Mantenlas en lugares donde obtengan seis a ocho horas diarias de sol y riégalas con 1 pulgada (2,54 cm) de agua por semana.

  3. Mueve la siembra de tomates afuera sólo cuando la última helada haya pasado y la temperatura nocturna sea de 60 grados Fahrenheit (15,5°C) o más altas. Encuentra un sitio que obtenga ocho horas diarias de luz solar y marca los lugares a 24 (60,96 cm) a 36 pulgadas (91,44 cm) para la siembra de tomate. Si estás creciendo hileras de tomates, deja 4 (10,16 cm) a 5 pulgadas (12,7 cm) entre cada hilera.

  4. Ara la tierra a una profundidad de 6 pulgadas (15,24 cm) en cada sitio de siembra. Agrega 1 pulgada (2,54 cm) de tierra de maceta de rápido drenaje y 2 pulgadas (5,08 cm) de compost orgánico a cada sitio, para asegurar un buen drenaje y una nutrición ácida rica para las plantas. El compost provee nutrición a largo plazo y ayudará en un crecimiento más rápido y más frondoso. Agrega fertilizante de inicio a cada sitio, para alentar el enraizamiento y el crecimiento. Planta las siembras de tomate a la profundidad a la que crecen en sus macetas.

  5. Esparce 2 a 3 pulgadas (5,08 a 7,62 cm) de mantillo orgánico sobre el jardín de tomate entero para mantener la humedad y la calidez de la tierra, mantener las hierbas bajas y continuar fertilizando la tierra. A medida que el mantillo se disuelve, agrega más materia orgánica a la tierra para nutrición y crecimiento y cosecha incrementada. Repón el mantillo una vez por mes.

  6. Riega los tomates con 2 pulgadas (5,08 cm) de agua por semana para darles los recursos que requieren para crecer y dar fruto.

  7. Estaca las plantas de tomate con estacas o jaulas de vegetales cuando están lo suficientemente altas, para mantener los vides fuera del suelo y darles acceso al sol, al calor y al aire. Los tomates crecen más rápidamente y dan fruta más grande cuando están estacados.

  8. Alimenta a los tomates con fertilizante de nitrógeno cuando la fruta se desarrolla, después de la cosecha de la fruta y nuevamente un mes más tarde. Esta siembra fomenta un desarrollo grande y jugoso de la fruta, un florecimiento prolongado y una producción de fruta continuada. Mezcla el fertilizante en la pulgada (2,54 cm) superior de tierra, alrededor de cada tallo de tomate, luego riega con 2 pulgadas (5,08 cm) de agua.

Necesitarás

  • Maceta de inicio
  • Tierra de inicio
  • Macetas de 3 pulgadas (7,62 cm)
  • Tierra de macetas
  • Fertilizante de inicio
  • Compost orgánico
  • Fertilizante de nitrógeno
  • Estacas
  • Mantillo orgánico
bibliography-icon icon for annotation tool Cite this Article