Cómo evaluar un argumento analógico

Escrito por vickie christensen | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo evaluar un argumento analógico
Evaluar analogías argumentativas requiere un análisis cuidadoso. (Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images)

Evaluar requiere juzgar. Al evaluar un argumento analógico, es importante recordar que se pueden encontrar analogías con un razonamiento deductivo o inductivo. Una conclusión inductiva debe contener la palabra "probablemente". Entender la forma de las analogías y las falacias te puede ayudar a evaluar la calidad de una argumentación analógica.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un glosario de términos de lógica
  • Una lista de falacias
  • Un diccionario

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Para poder evaluar, necesitas conocer la estructura básica del razonamiento inductivo y deductivo. Los argumentos pueden ser inductivos (de específicos a más generales) o deductivos (de generales a específicos). Comienzan con las premisas y terminan con las conclusiones. Por ejemplo en la inducción, una premisa podría decir que X tiene cualidades A, B y C. Otra premisa Y tiene cualidades A y B. La conclusión es, por lo tanto, que es probable que Y tenga la cualidad C. En la reducción, el patrón tiene tres afirmaciones. Todos los A son como B. B tiene una cierta característica. Por lo tanto, A también tiene esta característica.

  2. 2

    Evalúa si las premisas tienen credibilidad y son plausibles. Como la inducción está basada en generalizar a partir de cosas específicas, es importante evaluar qué tan precisas son las premisas. ¿Los investigadores que revisan las premisas únicamente examinan sus regiones reunir datos, pero hacen una afirmación universal? Si es así, el argumento se podría considerar débil. Generalmente, entre mayor sea la muestra de la población observada, más precisas y confiables son las premisas.

  3. 3

    Evalúa las analogías como fuertes o débiles según la fortaleza de la similitud de las premisas. El siguiente es un ejemplo de una analogía fuerte. Premisa: aprender lógica es como aprender estadística. Premisa: no puedes aprender estadística de una sola vez; tienes que estudiarla consistentemente. Conclusión: probablemente tampoco puedes aprender lógica de una sola vez; tienes que estudiarla consistentemente. Las analogías que tratan de comparar cosas diferentes son inherentemente débiles.

  4. 4

    Evalúa los argumentos analógicos con un análisis de premisas. Tanto la premisa principal como la menor necesitan ser afirmaciones válidas para que la conclusión sea verdadera. Un silogismo clásico tiene dos premisas y una conclusión: todos los hombres son mortales. Aristóteles es un hombre. Por lo tanto, Aristóteles es mortal. En un razonamiento deductivo el término "solidez" significa que el argumento es fuerte. Si las premisas son verdaderas y la forma analógica es correcta, la conclusión será válida.

  5. 5

    Reconoce las analogías falsas al evaluar la fortaleza de una argumentación analógica. Una analogía falsa es una comparación que es débil o inapropiada. Esto ocurre cuando la comparación está basada en únicamente un par de similitudes o si la comparación tiene un malentendido, ambigüedad o abarca generalidades. El siguiente es un ejemplo de una analogía falsa: la universidad es muy parecida a la preparatoria. Ambas tienen clases basadas en materias distintivas. Ambas tienen un profesor diferente para cada materia. Por lo tanto, no hay diferencia entre la universidad y la preparatoria.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles