Cómo evitar que tu lavadora de carga frontal tenga mal olor

Escrito por ehow contributor | Traducido por walter f. stocco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo evitar que tu lavadora de carga frontal tenga mal olor
El mantenimiento regular ayudará a evitar que tu lavadora de carga frontal adquiera mal olor. (Ryan McVay/Photodisc/Getty Images)

Las lavadoras de carga frontal están de moda, y con razón. Son más fáciles con tu ropa, pueden manejar cargas muy grandes y algunas incluso tienen ciclos de vapor para ropa delicada y eliminación de arrugas. Pero nada de esto es útil si la lavadora está haciendo que tu ropa huela peor en lugar de mejorar. ¿Qué es peor que secarse después de una ducha con una nueva toalla mullida y cálida que huele a humedad? No te preocupes, no todo está perdido. Puedes evitar que tu lavadora de carga frontal, y la ropa, huelan mal.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Detergente
  • Blanqueador
  • Un trapo
  • Un balde

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Deja la puerta abierta siempre que no haya un ciclo de lavado funcionando. Esto permite que se escape la humedad. Después de un lavado, el tambor está cálido y húmedo, lo cual es un caldo de cultivo para que crezcan el moho y los hongos. Cuando la puerta se cierra, el agua no tiene a donde ir, excepto hacia abajo más lejos del tambor. La apertura de la puerta permite que se evapore.

  2. 2

    Utiliza HE o detergente de "alta eficiencia" todo el tiempo. Siendo súper concentrado, este detergente produce menos espuma y tiene menos olor que los detergentes habituales. El volumen de espuma producido por los detergentes regulares actúa como un lodo para el drenaje del agua fuera del tambor.

  3. 3

    Frota un paño sobre el interior de la lavadora después de cada carga, o por lo menos una vez a la semana. Mantén un rollo de toallas de papel cerca, y limpia el vidrio en el interior de la puerta. Luego, mueve el sello de goma de la puerta y limpia allí. Te darás cuenta de pequeños surcos donde el agua puede asentarse. Combina 3/4 tazas de cloro líquido con un galón (3,79 l) de agua tibia. Sumerge un paño en la solución y limpia las ranuras de la junta de la puerta.

  4. 4

    Limpia el filtro de la bomba de drenaje. Esto debe hacerse cada dos semanas. Dicho filtro se puede llenar con agua sucia con el tiempo. El agua vieja que nunca se drena se asienta aquí, al igual que las pelusas y otros objetos extraños. El filtro de la bomba de drenaje normalmente se encuentra en la parte inferior delantera de la lavadora. Si tienes la suerte de tener un tapón de desagüe al lado de este, tira de el, coloca la manguera en un balde y haz que se vacíe antes de abrir el filtro. Si no tienes un tapón, pon tu balde listo debajo del filtro antes de abrirlo. A continuación, tira de el y límpialo.

  5. 5

    Limpia el tambor. Algunas lavadoras tienen una característica de "tambor limpio". Si éste es tu caso, vierte 2 tazas de blanqueador en el área del detergente. A continuación, ejecuta el tambor limpio con una lavadora vacía. Si no tiene esta característica, vierte el blanqueador y hazla funcionar vacía en su ciclo más caliente. Cuando haya terminado, sécala y deja la puerta abierta. Haz esto una vez al mes o con la frecuencia que consideres necesaria.

Consejos y advertencias

  • Dejar abierta la lavadora es peligroso para los niños y las mascotas pequeñas. Asegúrate de que estos no tengan acceso al aparato.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles