Cómo usar gelatina como medio de cultivo para bacterias

Escrito por john brennan | Traducido por laura de alba
Cómo usar gelatina como medio de cultivo para bacterias

La gelatina es también un gran medio de cultivo para bacterias.

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

La gelatina es una mezcla de proteínas fabricadas de colágeno en el tejido conectivo animal. Cuando se mezcla con agua y se calienta, forma un gel viscoso que sirve como un buen medio de crecimiento para las bacterias. Cultivar bacterias en gelatina se convierte en un experimento de ciencias casero bastante interesante. Aislar un tipo particular de bacterias de esta forma es difícil, sin embargo, en parte porque las bacterias están en todos lados y diferentes especies pueden contaminar fácilmente tu cultivo. Hervir los contenedores y añadir únicamente ciertos nutrientes ayudará a estrechar la cantidad de contaminación que ocurra.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Frascos de comida para bebé
  • Frasco de mermelada (o frasco similar de tamaño comparable)
  • Taza medidora de vidrio
  • Toallas de papel
  • Olla
  • Gelatina
  • Hisopos de algodón

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige un nutriente para sumara tu cultivo. Diferentes bacterias requieren diferentes tipos de nutrientes para su crecimiento, así que los nutrientes que necesitarás depende de lo que quieras cultivar. La mejor forma de descubrirlo es a través de la prueba y el error (si preparas múltiples cultivos con diferentes nutrientes en cada uno, por ejemplo, puedes terminar con diferentes bacterias en cada cultivo). Elige una fuente de nutrientes similar a la que la bacteria que quieres cultivar podría encontrar en su ambiente normal. Suelo, composta, estiércol, caldo de carne y vegetales secos son buenas opciones.

  2. 2

    Llena tu olla hasta la mitad con agua. Coloca los frascos para comida de bebé, el frasco para mezclar y la tasa medidora, después hierve el agua y hierve el contenido durante aproximadamente 10 minutos. Este paso asegura que tus frascos son tan estériles como es posible. Algunas bacterias pueden sobrevivir a las altas temperaturas, así que si algún habitante inesperado surge en tu cultivo, tal vez hayas encontrado inadvertidamente una de estas bacterias resistentes a las altas temperaturas.

  3. 3

    Vierte algo del agua hervida cuidadosamente y sin romper o retirar los frascos. Utilizando un guante para horno o unas pinzas, retira los frascos y los demás recipientes de vidrio y colócalos boca abajo sobre las toallas de papel para que se sequen. Debes estar consciente de que los recipientes de vidrio caliente y el agua hirviendo pueden provocar serias quemaduras, pide ayuda a un adulto con esta parte si tienes menos de 15 años de edad.

  4. 4

    Permite que se enfríe la taza medidora, después utilízala para añadir dos tazas de agua de nuevo a la olla. Añade una pequeña cantidad del nutriente que elegiste antes y hierve la mezcla. Hierve de tres a cinco minutos.

  5. 5

    Añade ¼ de taza de la mezcla hervida al frasco de mermelada y coloca un paquete de gelatina. Permite que enfríe. Mientras tanto, calienta la mezcla remanente en la olla de nuevo hasta que hierva.

  6. 6

    Vierte ¼ de taza de la mezcla hervida de la olla en el frasco de mermelada. Agita suavemente el frasco para mezclar su contenido.

  7. 7

    Vierte el contenido del frasco de mermelada en los frascos de comida para bebé. Coloca las tapas y mantenlos en el refrigerador hasta que estés listo para utilizarlos.

  8. 8

    Utiliza un hisopo de algodón limpio del paquete sobre la superficie de tu elección para recolectar algo de bacterias. Podrías, por ejemplo, pasar el hisopo por tu ombligo o utilizarlo para tomar algo de agua estancada, ambos ambientes contienen interesantes bacterias. Si necesitas humedecer el hisopo primero, hazlo utilizando agua hervida únicamente.

  9. 9

    Pasa el hisopo a través de la superficie de la gelatina en un frasco de comida para bebés. No perfore es la superficie de la gelatina en el proceso. Trata de diseminar los microbios a lo largo de la superficie únicamente.

  10. 10

    Vuelve a colocar la tapa del frasco y deciden dónde quieres ponerlo. En diferentes condiciones, como luz y calor, se puede favorecer el crecimiento de diferentes tipos de bacterias. Si dejas floja la tapa del frasco, permitirás que entre más oxígeno, mientras que un frasco con la tapa ajustada limitará la cantidad de oxígeno. Experimenta con diferentes condiciones y observa que es lo que sucede con cada una.

  11. 11

    Espera un par de días para ver qué es lo que crece en tu(s) frasco(s).

Consejos y advertencias

  • Hay incontables especies de bacterias en la naturaleza y cada una tiene sus propias preferencias. De hecho, existen muchos tipos de bacterias que los microbiólogos no han identificado todavía. Trata de experimentar con diferentes condiciones de crecimiento, nutrientes y muestras para saber qué pasa con cada una.
  • Debes ser cuidadoso al hervir el agua y los recipientes de vidrio para asegurar que no te quemas.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media