Iniciarse en la natación

Escrito por corri planck | Traducido por paulina illanes amenábar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

¿Cuándo es el momento adecuado para tomar lecciones de natación? ¡Ahora!

Iniciarse en la natación
(Ian Waldie/Getty Images News/Getty Images)

Realmente estamos creando un lugar seguro para que el bebé crezca, así que cuando crecen y comienzan realmente a nadar, tendrán una sensación positiva y un nivel de comodidad.

— Karen "Goldie" Goldberg, directora acuática, del gimnasio YMCA Hollywwod-Wilshire en California

94% de los niños en casa que respondieron a la encuesta de la Cruz Roja Estadounidense del 2009 nadarán durante el verano, haciendo que nadar sea la actividad veraniega más popular entre los encuestados. A medida que los padres se preparan para la diversión acuática, es un excelente momento para evaluar el nivel de confianza y comfort de tu familia dentro y alrededor del agua y tomar ventaja de las oportunidades para ti y tus hijos de aprender la seguridad en el agua y las habilidades para nadar. No sólo las lecciones de natación pueden enseñar habilidades que te pueden salvar la vida (ahogarse es la segunda causa de muertes accidentales en niños de entre uno y 19 años en Estados Unidos, de acuerdo a la Academia Estadounidense de Pediatría), sino que también pueden dar una oportunidad para que padres e hijos se acerquen, una actividad física para disfrutar y para socializar con los pares. Aunque los profesionales de seguridad en el agua y de habilidades de natación dicen que los niños pueden comenzar a tomar lecciones desde que tienen seis meses, también dicen que nunca es tarde para aprender.

Comenzar desde temprano

Iniciarse en la natación
(Adam Pretty/Lifesize/Getty Images)

Muchas instituciones con largas historias sobre educación acuática y entrenamientos de seguridad en el agua recomiendan meter a los infantes al agua.

"Cada niño es diferente, pero recomendamos meter al niño al agua tan pronto como sea posible para ayudar a crear comodidad al estar en este medio", dice Mónica Díaz de la Cruz Roja Estadounidense en la región de Los Angeles. "Los infantes pueden entrar al agua desde los 6 meses".

"Este tipo de clases le puede enseñar a los padres e hijos habilidades para garantizar la seguridad en el agua y enseñar (a los padres) cómo proteger a sus hijos dentro y fuera del agua", dice Díaz. "Los infantes pueden aprender cómo voltearse y levantar sus caras fuera del agua".

Karen "Goldie" Goldeberg directora de entrenamiento juvenil y deportes familiares/ directora acuática del gimnasio YMCA Hollywwod-Wilshire, aprendió a nadar allí. Ella es una apasionada defensora de meter a los niños temprano a la piscina y permitirles progresar a su propio ritmo.

"Los seis meses de edad es un excelente tiempo para comenzar, porque la temperatura del cuerpo de un bebé no comienza a autoregularse hasta entonces. Nos aseguramos de que las piscinas estén a 92 grados en invierno y 90 en el verano. Eso los mantiene cálidos y cómodos"

Las clases de padres/infantes del YMCA son para niños entre medio año y 3 años de edad.

"Nuestra filosofía está realmente basada en los niños, tomando en cuenta el temperamento y nivel de comodidad de nuestro hijo. Nuestras clases para esa edad son muy repetitivas, basadas en las habilidades motoras", dice Goldberg. "Estamos realmente creando un espaico seguro para que el bebé crezca, así que a medida que crecen y comienzan realmente a nadar, tendrán una buena sensación y un nivel de comodidad".

Manejar las expectativas

Iniciarse en la natación
(Comstock/Comstock/Getty Images)

Los padres no deberían esperar que sus hijos se conviertan en nadadores de clase mundial tras algunas lecciones, dice Díaz. "Todo demande de su nivel de comodidad y de habilidades motoras. Cuando sus habilidades se desarrollan más, entonces es cuando verás cambios en cómo nadan y en su nivel general de habilidades".

Ese cambio generalmente sucede entre las edades de 4 y 5 años. "Para entonces están aprendiendo las habilidades de flotar, ir bajo el agua, aprender habilidades avanzadas de nado, patalear e incluso comenzar a dar brazadas", dice Díaz.

"Pueden comenzar a soplar burbujas en el agua, luego poner su cara sobre ellas, luego toda su cabeza. Algunas personas todavía siguen la idea de 'sólo tirarlos al agua', pero no queremos fomentar eso. No queremos tirarlos y asustarlos más".

Goldberg hace eco de los sentimientos de Díaz. "A propósito creamos un programa que una vez que el niño cumple 3 años, podemos continuar avanzando con incrementar sus habilidades motoras y su madurez emocional, y ellos pueden manejar más desafíos en el agua".

En el 2010, la Academia Estadounidense de Pediatría se rectificó en su posición contra las lecciones de natación para niños menores de 4 años. Aunque el organismo no encontró evidencia de que el entrenamiento temprano reduzca las tasas de ahogo en niños menores de 4 años, otras investigaciones sí lo hicieron. Dado que no hay evidencia alguna de que entrenar a los infantes los dañe de manera alguna, el organismo rectificó su postura.

La postura inicial de la organización sostenía que los niños entre uno y 3 años de edad no estaban listos en términos de su desarrollo y que las lecciones de natación podría dar a los padres e hijos un falso sentido de seguridad. La organización todavía no recomienda clases para infantes de 12 meses o menores.

La filosofía instructiva del YMCA también advierte contra este falso sentido de seguridad, dice Goldberg.

"Además de enseñarles a nadar y la seguridad en la piscina, no usamos flotadores, porque dan una sensación falsa de seguridad". Los padres pueden pensar que si un niño está usando un flotador es seguro que no los vigilen, pero no lo es, ni siquiera por un segundo, dice Goldberg. "Eso es todo lo que se necesita para que un niño se caiga o resbale por un flotador, así que no lo permitimos. Tampoco enseñamos con salvavidas o chaquetas salvavidas".

Superar los miedos

Iniciarse en la natación
(Comstock/Comstock/Getty Images)

La filosofía del Y es fortalecer la confianza del niño dice Goldberg. "Siempre le decimos a nuestros niños, así como a los padres, que el niño nunca tiene que hacer algo para lo que no estén listos. Puede tomar semanas y semanas para construir un nivel de seguridad, no sólo en el ambiente de la piscina, pero también con los instructores.

"Sólo porque un niño esté soplando burbujas en su cara en el agua, no todos los niños lo harán. Cada niño tiene su propio ritmo".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles