Cómo mejorar la producción de tomates mediante la remoción de las hojas

Escrito por lorraine o'neil | Traducido por mariano salgueiro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo mejorar la producción de tomates mediante la remoción de las hojas
Quita las hojas y los tallos de tu planta de tomates para incrementar su tamaño y promover la maduración. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Quitarle las hojas y los tallos a las plantas de tomate servirá para incrementar el tamaño de los tomates, pero disminuirá la cantidad. Por el contrario, si dejas que tus tomates crezcan sin realizar podas, obtendrás una gran cantidad de tomates pequeños; cualquiera de las dos opciones son saludables para la planta. Algunas personas prefieren los tomates más grandes y dulces que vienen de la planta podada, mientras que otros prefieren que sus plantas crezcan sin control. Si eliges quitar sus hojas, hay varias consideraciones que deberías tener en cuenta.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Plantas de tomate
  • Tijeras de jardín (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Espera por un día cálido para que las plantas estén totalmente secas. Podar plantas húmedas puede provocar una infección. Quita las hojas del racimo más bajo (agrupación de tomates o flores) del tallo principal. Estas hojas tienden a morir porque están cerca del suelo húmedo y no reciben mucha luz solar.

  2. 2

    Quita los brotes pequeños que se extiendan desde el tallo principal para detener el crecimiento de la planta. Las plantas de tomate tienen una tendencia a crecer en muchas direcciones, lo cual puede conducir al debilitamiento de los tallos y que éstos no puedan soportar el peso de los tomates maduros. Esto es especialmente común en las variedades de la vid, pero puedes reprimir el crecimiento cortando con los dedos los tallos nuevos a medida que vayan apareciendo. Aprieta los tallos tiernos con tu índice y pulgar cerca de la base hasta que se separen de la planta. No quites todos los tallos nuevos ya que si haces esto es posible que la planta deje de crecer completamente, en cambio, limítate a podar alrededor de la mitad de los tallos nuevos.

  3. 3

    Quita las hojas con moderación, concentrándote en las zonas donde hay mayor densidad de hojas. Deshazte de todas las hojas que no pueden absorber luz solar debido a que están tapadas por otro crecimiento, pero asegúrate de dejar una cantidad suficiente de hojas como para refugiar a los tomates. Las hojas saludables se inclinarán hacia el sol; las que no pueden enfrentarse directamente al sol no reciben luz y deberían quitarse, apretándolas cerca de su base o cortándolas con tijeras de jardín.

  4. 4

    Quita todas las puntas de cada tallo de crecimiento de tu planta de tomate alrededor de un mes antes de la primera helada. Corta los extremos de los tallos en crecimiento, incluyendo el tallo principal, alrededor de una pulgada (2,5 cm) por debajo de la punta. Esto dirige toda la energía de la planta para la maduración de los tomates, lo cual te proporcionará una cosecha madura en vez de tomates duros y verdes cuando llegue la primera helada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles