Pon fin a las rabietas a la hora de dormir

Escrito por shannon philpott Google | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Pon fin a las rabietas a la hora de dormir
Establecer una rutina para acostar a tu hijo puede poner fin a los berrinches. (Goodshoot/Goodshoot/Getty Images)

Los padres necesitan mostrar paciencia y aprecio en el corto tiempo que invierten en acostar a sus hijos.

— Anasia Gavalas, consultora de educación paternal

Conoces el escenario. Es la hora de dormir, y tu hijo quiere que leas un libro más o cantes otra canción de cuna. Una vez que lo has hecho, quiere beber agua, mas después tampoco querrá acostarse. Antes de que lo sepas, está muy cansado y molesto, lo que resultará en una rabieta para ir a dormir, y un padre cansado. No obstante, hacerle cumplir un horario a tu hijo no tiene por qué ser una batalla. Con las pautas establecidas, y una comprensión clara de la necesidad de dormir, los padres pueden evitar las rabietas de sus hijos antes de ir a dormir, y enviarlos al mundo de los sueños.

Cómo evolucionar con los berrinches

Las rabietas van desde lloriqueos necesitados, hasta golpes con el puño, así como niños lanzándose al suelo ¿Qué provoca este comportamiento?

Los niños son enseñados - sin querer - a hacer berrinches, dice la Dra. Deborah Gilman, una psicóloga con sede en Pensilvania: "Las rabietas son un comportamiento que los niños aprenden como resultado de la atención que se les da cuando no se salen con la suya", dijo, "con el tiempo, el niño aprende que si actúa de una manera dramática, va a conseguir lo que desea, siempre y cuando las rabietas produzcan los resultados que espera, las rabietas continuarán, y probablemente serán cada vez más dramáticas".

Al acostarse, lo que el niño quiere es quedarse despierto con mamá y

papá. La fatiga y la falta de estructura son lo que comúnmente desencadenan las rabietas antes de dormir.

John Duffy, un psicólogo clínico con sede en Chicago, dice que el factor más potente es a menudo un sistema familiar que permite rabietas. "Si nuestro modelo es la calma, incluso en circunstancias de estrés, recibiremos la misma respuesta por parte de nuestros hijos", dijo Duffy. "Pero si estamos enojados, explosivos e impulsivos nosotros mismos, recibimos a menudo esto de nuestros hijos".

Tu hijo también puede entrar en pánico cuando se encuentra solo a la hora de acostarse. Fran Walfish, un psicoterapeuta de niños y autor de "The Parent Auto-Aware" (El padre Auto- conciente), indica que la resistencia a dormir tiene sus raíces casi siempre en la ansiedad por la separación.

"Cuando un niño se pone a dormir y se separa del lado de mamá, es absolutamente normal que el niño sienta ansiedad por esa separación", dijo Walfis, "naturalmente, es desagradable sentirse inseguro y los niños se resisten llorando, gritando y exigiendo sin descanso".

El temperamento de tu hijo también puede jugar un papel en las rabietas. Dice Walfish: "Si tu pequeño es de carácter fuerte y tenaz, te encontrarás con un tira y afloja"... "si tu hijo es más suave y tolerante, es posible que tu lucha no sea tan larga y difícil".

La lucha contra el sueño durante las transiciones de la vida es natural, "Si tienes una nueva niñera, una enfermedad, una muerte en la familia, un nuevo hijo, o si un padre se va de viaje de trabajo, podrás ver el cambio en la interrupción del sueño", agregó Walfish. "Espéralo y ten un plan al que puedas volver cada vez que tu niño cambie su comportamiento".

Punto final a la hora de andar con rodeos para acostarse

Si el niño pide una historia más, cinco minutos más de mimos, o un vaso de agua o un tentempié de madrugada, no estás solo. Una de las tácticas dilatorias más comunes de los niños es el uso de innumerables viajes al baño, dice Tammy Gold de Gold Parent Coaching: "Para aquellos que saben ir al baño, creen que los padres son súper felices de hacerlos ir, así que ellos comienzan a dar rodeos, e ir a sentarse una y otra vez al inodoro. A continuación, el agua y los aperitivos se convierten en excusas para levantarse, porque los padres temen que se despierten en el medio de la noche si tienen hambre", dijo Gold.

Gold, madre de tres hijos, dice que ella se dio cuenta de que las tácticas dilatorias de sus hijos a la hora de acostarse, requerían un equilibrio de crianza y límites: "Yo siempre recomiendo por lo menos 15 minutos para abrazar y hacer cosas maravillosas en la hora de acostarlos, porque realmente hace una diferencia para unirte a ellos, y hacer que los niños estén cómodos en la noche", dijo, "acuesto a mi hijo de 1 año con dos canciones antes de irse a su cuna, luego canto con mi hijo de 3 años, más tarde me siento en la cama con mi hijo de 6 años de edad a discutir su noche. Es un largo proceso que se inicia temprano, así cada uno puede obtener el tiempo suficiente. "

A pesar de que Gold permite una crianza amplia, también establece límites estrictos para sus hijos antes de dormir: "Mis hijos no pueden salir de sus camas o habitaciones después de decir buenas noches", dijo Gold, "los padres establecen horarios de sueño y eso es todo".

Walfish recomienda separar el ritual antes de acostarse en la cama del niño:

"Haz un rincón de lectura en la habitación del niño, poniendo mantas y almohadas mullidas en el suelo". Sugiere: "una vez que termines, mete a tu hijo en la cama, siéntate en tu silla y entonces el tiempo de hablar se ha acabado. Es un mensaje claro para tu hijo que una vez que su cabeza está en la almohada, su tarea es la de relajarse y conciliar el sueño".

La estructura y costumbre son las mejores opciones para reducir las rabietas antes de dormir: "Los padres que crean un conjunto de rituales alrededor de la hora de acostarse, tienden a tener más suerte, y esta suerte mejora cuanto más consistentes son los rituales noche a noche", dice Duffy, "a pesar de que tus hijos nunca, nunca lo pidan, la coherencia y la estructura es lo que más necesitan".

Beneficios de dormir

Dado que la fatiga y el agotamiento a menudo conduce a fiascos a la hora de dormir, asegurar que tu hijo está bien descansado puede crear una diferencia para toda la familia. Reconocer la cantidad de sueño que necesita tu hijo te ayudará a establecer la hora apropiada de acostarlo, para luego aferrarte a ella.

Gold mete a sus hijos en la cama a las 7 pm porque tienen que despertarse a las 7 am. Con respecto a ello dijo: "Me parece que si te cuesta despertar a tus hijos por la mañana, es que no se van a la cama a tiempo"..."Para un niño pequeño, una siesta de una hora y media, a una de tres horas diarias, más 10 a 12 horas de sueño por la noche, es fundamental para todas las áreas de crecimiento, tanto emocional, como social y cognitivo".

Gilman dice que el sueño juega un papel importante en la atención, el aprendizaje, la regulación emocional, y la tolerancia a la frustración, así como la forma en la que un niño interactúa socialmente, y se desarrolla físicamente. Dijo Gilman: "El sueño es necesario para re-energizar el cerebro infantil y prepararlos para la navegación por el mundo del día siguiente, como cargar el teléfono celular al final del día"... "Si no lo cargas completamente, la batería no alcanzará al día siguiente."

Es difícil exagerar el sueño, y tu niño debe estar bien descansado para evitar las rabietas en cualquier momento del día. "El cuerpo está sano y el sistema inmunológico se fortalece, además de evitar que el niño esté emocionalmente y mentalmente agotado al final del día", dijo Duffy.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles