DESCUBRIR
×

Cómo purificar con salvia

Actualizado 23 marzo, 2017

Cada vez que sientas la necesidad de limpiar o purificarte a ti mismo, a una habitación, a un objeto o a otra persona, puedes realizar un ritual de limpieza. Este es un ritual nativo estadounidense usado en ceremonias de purificación para limpiar y equilibrar el aura o las energías de las personas, los lugares y los objetos. Para ello, enciende un incienso o un puñado bien apretado de hierbas secas de salvia. El puñado de salvia encendido produce una nube de humo con fragancia que puedes pasar alrededor de una persona o de lugar que necesite una limpieza espiritual.

Instrucciones

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

    Purificar un cuarto con salvia

  1. Limpia físicamente la habitación que deseas humear y abre una ventana o una puerta para que la energía negativa pueda encontrar por dónde salir.

  2. Concentra tu atención en limpiar la energía de la habitación.

  3. Enciende un extremo de tu incienso de salvia con un fósforo y colócalo en un plato resistente al calor. Las brasas artificiales de la salvia producirán humo. Si tu salvia está encendida con una llama, sóplala para que queden las brasas.

  4. Camina lentamente por la habitación con el plato, usando tus manos para mover el humo de la salvia por toda la habitación.

  5. Percibe las áreas del cuarto en la que la energía parecería estar estancada y dedícate a humearlas más.

  6. Camina una última vez por la habitación con tu incienso. Atrae energías positivas concentrándote en tu intención de crear un lugar purificado y espiritual.

    Rodear de humo a una persona.

  1. Enciende un extremo de tu incienso con un fósforo y usa un abanico o una pluma para dispersar el humo de la salvia. Si no cuentas con una pluma o un abanico, usa tus manos para mover el humo.

  2. Pídele a quien está recibiendo el ritual de limpieza que se mantenga erecto con los brazos apenas despegados del cuerpo.

  3. Párate frente a él y sostén el incienso en una mano y el abanico o la pluma en la otra.

  4. Moviliza con el abanico el humo del incienso alrededor de la cabeza de la persona. Concentra tu mente en limpiar su aura o campo energético invisible.

  5. Ve bajando con el incienso por el cuerpo de la persona, terminando en sus pies.

  6. Camina detrás de él, y comienza por su cabeza, esparciendo el humo de salvia por su cuerpo hasta sus pies.

  7. Termina el ritual de purificación trazando un círculo en el aire con el abanico o la pluma.

Consejos

  • Une un incienso de purificación para limpiar y purificar toda la casa. Si te estás mudando a una casa nueva, límpiala de toda energía residual de sus dueños anteriores con salvia antes de ingresar tus muebles y tus pertenencias.
  • Obtén los inciensos de limpieza de salvia en una tienda "new age". Están disponibles con una mezcla de hierbas, como la salvia, el cedro y el pasto dulce.

Necesitarás

  • Fósforos
  • Un plato resistente al calor
  • Un ventilador o pluma