DESCUBRIR
×

Cómo redactar documentos legales claros y concisos

Actualizado 21 febrero, 2017

La redacción de documentos legales requiere una considerable previsión y la precisión del lenguaje. En el ámbito legal, las palabras que usas y la forma en que las presentas pueden llevar a todo un significado específico a la ley. Los documentos legales pueden incluir proyectos de ley, peticiones judiciales o respuestas, algunas peticiones administrativas o documentos transaccionales. Si no tienes experiencia en el campo para el que se requiere un documento o no conoces las leyes pertinentes para tu jurisdicción, consulta con un abogado para asegurarte de proteger tus intereses.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Organiza tus ideas. La organización de tus ideas es importante, porque la escritura legal es directa. La relación entre las ideas es lineal para mayor claridad e impacto. Decide qué puntos son los más necesarios para tu objetivo. El documento hará que estos puntos estén primero. Continúa redactando tus puntos en orden de importancia.

  2. Establece el fondo. Escribe un breve párrafo que contenga información básica pertinente. Esto puede ser una descripción de los hechos pasados, la motivación u objetivo para el documento o un resumen de la situación actual. Define los términos que vas a utilizar, para que el público entienda exactamente lo que quieres decir.

  3. Escriba en voz activa. Una voz activa utiliza una estructura de la oración de sujeto, verbo, objeto directo. Las frases preposicionales, modificadores y otras palabras que explican y describen las partes de una oración activa están bien, pero inclúyelas en forma directa y concisa. Escribe en el tiempo presente, a menos que estés describiendo algo que sucedió en el pasado. Sé preciso con el uso de "debe" y "deberá". "Deberá" puede connotar tiempo futuro.

  4. Comunica ideas positivas. Explica tus ideas de manera afirmativa o progresiva. Esto no describe el estado de ánimo de la escritura, pero significa que diriges a la audiencia cómo tus ideas se mueven hacia adelante. Por ejemplo, evita "Si una persona no entrega el trabajo del producto B Fecha 1, no será pagado por Fecha 2." En cambio, por ejemplo, "la persona A debe entregar el trabajo del producto B en Fecha 1 con el fin de recibir el pago completo en Fecha 2."

  5. Edita. Lee el proyecto y quita cualquier palabra innecesaria. Ejemplos de ellos podrían ser "muy", "si", "también", "todos y cada uno", "el hecho de que," y similares. Retira todas las redundancias. Las redundancias son instancias de repetir una idea o una palabra. Si una idea incluye otra virtud, de hecho, se puede renunciar a escribir sobre la idea incluida a menos que el público lo requiera para los propósitos lógicos.

  6. Revisa. Lee el proyecto de nuevo para asegurarte de la gramática, ortografía, puntuación y el espaciamiento está correcto.