Señales antes de que una gata dé a luz

Escrito por debra strozier | Traducido por katherine bastidas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Señales antes de que una gata dé a luz
Señales antes de que una gata dé a luz (cat at attention image by Catherine Murray from Fotolia.com)

Esperar la llegada de nuevos gatitos puede ser un momento emocionante y angustiante para el propietario de una gata. Conocer las señales de que el parto de una gata embarazada (reina) se aproxime puede ayudar a aliviar tu ansiedad y hacer que el proceso sea cómodo. Puesto que el trabajo de parto suele comenzar entre los días 58 y 65 días del embarazo, comienza observando de cerca a tu gata en las semanas previas a que dé a luz.

Otras personas están leyendo

Anidación

Al igual que con una hembra humana, la gata preñada puede comenzar el proceso de anidación en las semanas previas al parto. Puede buscar un lugar seguro y tranquilo para su experiencia de parto y nacimiento. Puedes ayudarle en este proceso colocándole una caja o una cama lo suficientemente grande como para dar cabida a su camada. Una gata puede tener entre uno y ocho gatitos por camada, con un promedio entre dos y cinco. Mantén cerca los alimentos y el agua, junto con una caja de arena para que no tenga que ir muy lejos. Una caja llena de periódicos que se cubra con mantas es un lugar ideal para la "maternidad" de tu gata.

Signos físicos

A medida que el embarazo de la gata llega a su fin, su apetito aumentará a medida que los gatitos crecen. Unas tres semanas antes de la fecha de parto aproximada, empieza a complementar su dieta con alimento premium para gatitos. La cantidad se puede aumentar cada semana hasta el nacimiento y continuar hasta que los gatitos sean destetados. Puedes esperar que la gata coma el doble de lo que comía antes del embarazo. Otra señal física de que tu gata está próxima a dar a luz es el cambio en la apariencia de sus pezones. Alrededor del parto, los pezones se hacen más grandes y más rosados y comienza a verse la secreción de leche. Días antes de su parto, puede tener una temperatura corporal más baja y presentar signos de náuseas, incluyendo pérdida de apetito o falta de interés en los alimentos. Tras examinar su estómago podrás sentir el movimiento de los gatitos en su interior.

Cambios en el comportamiento

Cuando el parto se acerca, el comportamiento de tu gata cambiará. Puede ser menos activa de lo normal y más apegada a los seres humanos. Sus nervios pueden hacer que busque tu compañía para sentirse segura. Ayúdala a no sentirse tan ansiosa acariciándola y dándole amor y atención. Un signo inminente del parto es un cambio dramático en su maullido. Su maullido típico sonará como el de una gata en celo. También pueden jadear fuertemente y acicalar sus genitales en respuesta a las señales del parto de su cuerpo.

Trabajo de parto activo

Cuando el parto está comenzando, la gata va y viene de una manera incómoda e inquieta. Esta es su respuesta a los dolores de parto. Las contracciones pueden provocar una secreción de color o con sangre. El saco amniótico puede ser incluso notable. Debes estar preparado con toallas limpias y periódicos para estimular la respiración de los gatitos, y para darles calor. Otros elementos para tener a la mano son un ungüento antiséptico e hilo dental para amarrar con cuidado el cordón umbilical y el muñón, así como un aspirador nasal o un gotero para limpiar los pasajes nasales de los gatitos.

Mantén siempre a la mano la información de contacto del veterinario en caso de que necesites ayuda.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles