Cómo tratar con niños tercos

Escrito por rachel kolar | Traducido por maria gloria garcia menendez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar con niños tercos
Escuchar a tu hijo y explicar tu propio razonamiento pueden llegar a la fuente del comportamiento testarudo. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Si tu niño se niega a comer sus verduras, tu hijo en edad preescolar tiene rabietas al acostarse o tu mejor amigo de primer grado es un tirano en las reuniones para jugar, el niño terco en tu vida puede hacer de todos los días una situación de lucha de poder. Entrar en discusiones con estos pequeños dictadores no solo es estresante, sino contraproducente, ya que les da la ilusión de que tienen más control sobre la situación que tú. Por el contrario, debes emplear una combinación de honestidad y astucia para convencer a los niños de carácter fuerte que hagan lo que quieras.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Escoge tus batallas. Si tu hijo insiste en usar un color favorito todos los días o se niega a solo un puñado de alimentos odiados, no fuerces la cuestión. Guarda los argumentos para asuntos importantes, como los días cuando tu hijo se niegue a llevar la ropa o eche a un lado todos los alimentos menos los dulces.

  2. 2

    Deja que tu hijo explique por qué está luchando contigo tanto. Éste podría retroceder al sentirse impotente y explicar su opinión le permitirá sentirse validado incluso si no cambias de parecer. Incluso podrías aprender que tiene un punto válido si no quiere prepararse para ir a la cama porque solo le quedan tres páginas en su libro; es razonable dejarle terminarlo.

  3. 3

    Da a tu niño opciones. Esto le da un sentido de que tiene algún control sobre la situación. Por ejemplo, antes de hacer la cena, dile "podemos tener zanahorias, guisantes o calabaza para nuestra verduras esta noche. ¿Cuál quieres?". Si niega todas las opciones, tranquilamente recuérdale que "nada" no era una de tus opciones y pídele que elija otra vez.

  4. 4

    Explica tu razonamiento para que tu hijo haga lo que dices. Expresa tus razones de forma que tus hijos puedan ver que sus mejores intereses están involucrados. Por ejemplo, en lugar de decir, "Deberías dejar a Juan elegir el juego porque es agradable", di "si no dejas a Juan elegir el juego a veces, tal vez no quiera jugar contigo ya". Esto le da a tu hijo una razón concreta para escucharte.

  5. 5

    Convierte las situaciones problemáticas en juegos o privilegios. En lugar de exigir que tu hijo limpie su cuarto, haz un juego para ver lo rápido que puede limpiarlo o dile que necesitas que sea tu "ayudante especial" para que te ayude a poner en orden la casa.

  6. 6

    Elogia a tu hijo cuando haga lo que dices sin luchar. Dale las gracias cuando siga tus instrucciones. El refuerzo positivo lo hará más capaz de hacer lo que quieres que haga.

  7. 7

    Modela el respeto de tu hijo. Si discutes con tu cónyuge o padre delante de tu hijo, aprenderá que las personas solo pueden resolver sus desacuerdos obligando a otros a sucumbir. En cambio, respeta a los demás para que considere la forma adulta de resolver los problemas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles