Vestidos de novia de Balenciaga de los ´60

Escrito por roberta dunn | Traducido por adriana de marco
Vestidos de novia de Balenciaga  de los ´60

Los vestidos de novia de Cristobal Balenciaga tenían una belleza incomparable.

wedding gown dress white hanging shoe image by Paul Retherford from Fotolia.com

Largamente alabado como la fuerza revolucionaria de la moda, el diseñador español Cristóbal Balenciaga llegó a su máxima fama cuando diseñó el vestido de bodas de la reina Fabiola de Bélgica. A partir de ese momento desarrolló nuevas telas, re-inventó las siluetas y creó los vestidos de novia de algunas de las mujeres más famosas del mundo. Todo un perfeccionista, creó su famoso vestido trapecio para novias usando una sola costura.

Otras personas están leyendo

1960: la reina Fabiola

Doña Fabiola de Mora y Aragón se casó en diciembre de 1960 con el rey Baduino de Bélgica. Balenciaga diseñó su vestido. Hecho de seda marfil, tenía una cintura caída, una falda muy poco drapeada y los bordes de visón blancos. La cola tenía una longitud de 20 pies (6 m). Sorprendentemente no tenía adornos de lazos, ni bordados, ni perlas. El efecto fue el de un vestido suntuoso pero a la vez moderno.

1964-65: Las capas fruncidas

Inspirado por los bailarines de flamenco de España, Balenciaga comenzó a incorporar las capas fruncidas a sus vestidos de novias a mediados de los ´60, Los vestidos tenían tres capas. La primera era un corpiño sostenido por ballenas. La segunda era de una seda color crema que se deslizaba como una cubierta de chifón. La parte externa era un corte con tres capas de fruncidos. El cuello bote tenía breteles de seda que acentuaban los arcos. Se dice que a los fruncidos se los reforzaba con pelos de caballos, un tributo de Balenciaga a Goya.

1967: El vestido de novia en forma de trapecio

A medida que se terminaban los ´60, Balenciaga se comenzó a interesar más por las formas. Desarrolló lo que las revistas de modas dieron en llamar el vestido de novia "trapecio". Cosido con gazar marfil, una seda tan firme que casi se puede esculpir como arcilla, el vestido trapecio era sin mangas, con una línea en A y una cola dramática. El cuello del vestido quedaba erecto sobre las clavículas, enfatizando las líneas del cuello de la novia, dándole un aspecto de cisne.

1968: Cierra el salón

En 1968, Balenciaga se desilusionó con la situación política en París. Cerró sus puertas, dejando a las futuras novias pensando en quién sería el diseñador que tomaría su lugar. Cuando murió en 1972, la revista Women's Wear Daily declaró: "el rey está muerto". El Museo Metropolitano de Arte, desde siempre coleccionista de sus vestidos, ofreció este epitafio: "Las mujeres no deben ser perfectas o bellas para usar sus creaciones. Sus vestidos las hacen hermosas". Re-abierto en 1986, el salón de Balenciaga ahora le pertenece a Gucci. Hoy, las celebridades y la élite social continúan eligiendo la Casa Balenciaga para hacerse los vestidos de novia.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media