DESCUBRIR
×

Cómo volver a aplicar lechada en las baldosas del baño

Actualizado 21 febrero, 2017

Cómo volver a aplicar lechada en las baldosas del baño. La lechada vieja o dañada hace que hasta las baldosas más bellas pierdan su encanto. La lechada se enmohece, parece vieja y constituye un peligro para la salud. Reemplazar la lechada de las baldosas del baño es un modo simple y económico de lograr una apariencia fresca y renovada. Sigue leyendo para aprender a hacerlo.

Instrucciones

bathroom image by Mikhail Olykainen from Fotolia.com

    Cómo preparar la baldosa

  1. Elige el color de la lechada. Si volverás a aplicar lechada en todo el baño, elige un color que combine con las baldosas. Para trabajos pequeños, procura que el color combine con la lechada existente.

  2. Frota las baldosas y la lechada con una solución de limpieza.

  3. Quita la lechada con una sierra o cuchillo pequeño que se adapte a espacios estrechos.

  4. Quita el remanente de lechada con un cincel o un cuchillo de uso general.

  5. Aspira los restos de suciedad de los espacios que rodean las baldosas. Si debes reemplazar alguna baldosa, este es el momento de hacerlo.

  6. Limpia la baldosa. Elimina las acumulaciones de jabón y suciedad. Puedes usar cualquier limpiador doméstico formulado para eliminar acumulaciones de jabón.

    Aplica la lechada

  1. Mezcla la lechada. La lechada se vende preparada o seca. Si debes mezclarla, lee y respeta las indicaciones del envase. La lechada modificada con látex es más resistente al agua y no se agrieta con el tiempo.

  2. Esparce la lechada sobre las baldosas y empareja con una llana. Coloca la parte superior de la llana en un ángulo de 30 grados.

  3. Usa la llana para presionar la lechada en los espacios vacíos que se encuentran entre las baldosas. Cuando te resulte difícil empujar el producto, los espacios ya estarán llenos.

  4. Pasa la llana sobre la superficie de las baldosas para eliminar el exceso de lechada.

  5. Espera de cinco a diez minutos. Humedece una esponja y limpia la parte superior de las baldosas para eliminar el remanente de lechada.

  6. Cura la lechada durante al menos tres días.

  7. Aplica un sellador para lechada. Esto protegerá a las baldosas del agua y el moho. Si las baldosas son de cerámica, usa un sellador de silicona o a base de agua. Colócalo con un cepillo a lo largo de las uniones entre las baldosas. Limpia el exceso de sellador de la superficie de las baldosas. Si la superficie es porosa, usa un protector de acrílico y sella las baldosas en su totalidad.

Necesitarás

  • Removedor de moho
  • Una sierra para lechada
  • Un cincel o cuchillo de uso general
  • Una aspiradora
  • Lechada
  • Una llana para lechada
  • Sellador de lechada
  • Una esponja para baldosas