Cómo volver a aplicar lechada en los pisos de baldosas

Escrito por kimbry parker | Traducido por ehow contributor
Cómo volver a aplicar lechada en los pisos de baldosas

La lechada es el material que se encuentra entre las baldosas.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

La lechada es el material que se encuentra entre las baldosas para rellenar los espacios y proveer apoyo adicional a las baldosas. Cuando es aplicada por primera vez en un piso de baldosas, la lechada proporciona una apariencia ordenada y limpia a la superficie. Sin embargo, con el tiempo la lechada puede agrietarse, mancharse o dañarse. Esto puede hacer que todo el piso se vea mal. Es más, la lechada agrietada o dañada puede representar un gran problema al permitir que la humedad se meta bajo las baldosas. Es importante reparar la lechada dañada no sólo por razones estéticas, sino también para prevenir problemas causados a las baldosas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cepillo de fregar
  • Un limpiador comercial de lechada
  • Una sierra para lechada
  • Un trapo húmedo
  • Lechada
  • Un flotador para lechada
  • Una escobilla de goma o una esponja para lechada
  • Un sellador para lechada

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Limpia la lechada existente con un cepillo de fregar y un limpiador comercial para lechada. Esto removerá la suciedad, el moho y otros restos de la lechada. Deja que el área se seque por completo.

  2. 2

    Usa una sierra para remover la lechada que está dañada. Estas sierras son baratas y pueden ser adquiridas en la mayoría de las ferreterías. Remueve la lechada suelta. La sierra molerá la lechada.

  3. 3

    Usa un trapo húmedo para humedecer las grietas donde aplicarás la nueva lechada. No satures el área, pero asegúrate de que esté húmeda. Un poco de humedad es importante para que la lechada se adhiera adecuadamente a las baldosas.

  4. 4

    Mezcla un poco de lechada como señalan las instrucciones del envase. No mezcles demasiada lechada antes de tiempo, o se endurecerá antes de que logres aplicarla.

  5. 5

    Esparce la lechada sobre la superficie que necesita ser rellenada. Usa un flotador para suavizar la lechada, aplicando una presión uniforme mientras trabajas sobre las juntas.

  6. 6

    Nivela cada junta una vez que las rellenes. Humedece tus dedos y suaviza la lechada en las juntas.

  7. 7

    Quita el exceso de lechada en las juntas y de las superficies de las baldosas, repasándolas con un cepillo de goma o una esponja. Evita repasar un área específica varias veces; esto podría interferir con la lechada que ha comenzado a secarse en las grietas.

  8. 8

    Deja que la lechada se seque de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Aplica un sellador para proteger la lechada de futuras manchas y moho. Elimina el residuo de las baldosas una vez que la lechada y el sellador se hayan secado completamente.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media