Cómo almacenar mandarinas

•••

Una mandarina o clementina es una pequeña y jugosa naranja de sabor particular y gusto muy dulce. Son conocidas por su piel fina y suave y por ser cítricos sin semillas de un color naranja intenso. Algunas personas llaman a las mandarinas "naranjas cremallera", debido a la facilidad con la que se pueden pelar. Las clementinas son un aperitivo ideal para cualquier persona, ya que son pequeñas, sabrosas y fáciles de pelar.

Passo 1

Mantén las mandarinas a temperatura ambiente hasta por una semana en un frutero.

Passo 2

Guarda las clementinas en una bolsa de plástico sellada dentro del refrigerador y consérvalas hasta por dos semanas.

Passo 3

Prepara una dotación de mandarinas para congelación lavando, pelando y dividiendo las frutas en secciones. Elimina la mayor cantidad de las membranas blancas.

Mezcla 2 tazas 3/4 de azúcar y 1 cuarto (250 ml) de agua en una cacerola mediana. Revuelve bien y deja hervir. Retira del fuego y deja enfriar completamente. Cuando la mezcla esté fría, vierte sobre las secciones de mandarina. El jarabe debe cubrir completamente los trozos de fruta. Coloca las clementinas y el jarabe en bolsas de plástico, extrae todo el exceso de aire y sella herméticamente. Coloca las bolsas en el congelador. De este modo, podrás conservar la fruta hasta por 1 año.

Más reciente

×