Cómo conservar melones y sandías

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Los melones y sandías requieren los mismos métodos de preservación. Las frutas deben conservarse en el congelador para ampliar su vida útil. Antes de que puedas almacenar estas frutas en el congelador, una solución de jarabe debe estar preparada. El jarabe ayuda a protegerlas de quemaduras de congelación. El jarabe preparado también protege el color, la textura y el sabor. Después de congelar los melones y sandías, descongélalos en el refrigerador cuando estás listo para disfrutar de las frutas frescas.

Passo 1

Crear un jarabe de preservación media combinando 4 tazas de agua tibia con 1 taza de azúcar en una cacerola. Calienta la mezcla a fuego lento y revuelve hasta que el azúcar se disuelva. Enfría el jarabe preparado en el refrigerador.

Passo 2

Lava el exterior de los melones en el chorro de agua fría. Frota la piel con un cepillo para eliminar residuos y suciedad.

Passo 3

Corta la sandía o el melón por la mitad. Retira las semillas y corta la corteza de las frutas. Corta el melón en cubos, rodajas o bolas.

Passo 4

Coloca la fruta en recipientes de congelador. Vierte el jarabe sobre las rodajas de melón o sandía para cubrirlos completamente. Deja 1/2 pulgada (1,2 centímetros) de espacio libre para permitir la expansión. Presiona la fruta en rodajas en el jarabe.

Passo 5

Sella herméticamente los recipientes de congelador. Colócalos en el congelador y utiliza el producto dentro de 12 meses.

Más reciente

×