Almuerzos escolares saludables para niños

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Un almuerzo escolar saludable brinda al niño la energía necesaria para realizar sus actividades cotidianas como son el estudio, el deporte y el juego con los amigos. Con el ritmo de vida acelerado que tenemos actualmente, muchas veces no disponemos de tiempo para que el niño desayune en casa. En este caso es necesario brindarle un almuerzo saludable y no caer en la tentación de la comida chatarra, que sólo llena, pero no alimenta.

Overview

Un almuerzo escolar saludable brinda al niño la energía necesaria para realizar sus actividades cotidianas como son el estudio, el deporte y el juego con los amigos. Con el ritmo de vida acelerado que tenemos actualmente, muchas veces no disponemos de tiempo para que el niño desayune en casa. En este caso es necesario brindarle un almuerzo saludable y no caer en la tentación de la comida chatarra, que sólo llena, pero no alimenta.

Alimentos indispensables que debe incluir el almuerzo escolar

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Entre los alimentos que no deben faltar en el almuerzo de tu hijo están:

Lácteos: leche, yogurt, y queso. Son indispensables para aportar el calcio que necesita tu hijo durante su crecimiento. Cereales: galletas, pan, copos. Son necesarios para la producción de energía. Además ayudan a mantener la glucosa gracias a los hidratos de carbono que poseen. Frutas y jugos: de preferencia hay que incluir fruta fresca y de la temporada. Si esto no es posible se puede sustituir la fruta por jugos naturales. Además, es necesario incluir agua natural en el almuerzo del niño.

Cóctel de frutas

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Una opción rápida y sencilla para el almuerzo escolar es picar un poco de la fruta que tienes en casa y acompañarla con un yogúr para beber y algunas galletas, de preferencia integrales. Recuerda que las porciones deben ser adecuadas a la edad de tu hijo. Si el niño no quiere consumir la fruta natural, puedes agregarle un poco de leche condensada, o sal y limón.

Todo en uno, los beneficios de la avena

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Puedes preparar la avena remojada o cocida. Para la primera opción sólo tienes que ponerla en un recipiente con agua purificada, y dejarla remojando toda la noche. A la mañana siguiente agrégale una pizca de sal y endulza con azúcar morena o miel de abeja. Si la prefieres cocida entonces sigue las instrucciones del empaque.

La avena aporta energía, vitaminas, aminoácidos y hierro, entre otras cosas esenciales para el desarrollo óptimo del niño. Si le agregas fruta y leche será un alimento completo. Además, la avena ayudar a evitar el estreñimiento y sus sustancias fotoquímicas ayudan a prevenir el cáncer.

El pan es saludable

Eising/Photodisc/Getty Images

El pan integral conserva los nutrientes de los cereales sin refinar, por eso aporta fibra, vitaminas y minerales a nuestro organismo. Prepara rebanadas pequeñas de pan integral y úntalas con un poco de requesón (ricota), agrega láminas delgadas de pera y algunas pasas. El requesón tiene un alto contenido de proteínas sin la grasa que contienen otros quesos. La pera, por su parte, aporta vitaminas, ácido fólico y potasio necesario para conservar una buena salud nerviosa.

Un poco de dulce para satisfacer su antojo

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

La granola es una mezcla de miel, avena, nueces, almendras, cacahuates, pasas, dátiles, pistachos y semillas de linaza. Esta combinación de ingredientes aporta energía, vitaminas, antioxidantes, fósforo, potasio, magnesio, calcio, entre otros nutrientes. Hay una gran variedad de granolas en el mercado, pero también puedes optar por hacer tu propia mezcla.

El sabor de la granola es muy dulce, y por lo general es un éxito con los niños. La granola con leche y fruta es una opción más saludable que los cereales con alto contenido de azúcar que abundan en el mercado.

Ensalada de atún

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

El atún es altamente protéico y abundante en Omega 3 --un ácido graso indispensable en el desarrollo de los niños; además es bajo en calorías. Pon en la lonchera de tu hijo una porción de ensalada de atún, preparada con atún, mayonesa, lechuga, trocitos de zanahoria, chícharos y granos de elote. Se puede acompañar con un jugo y galletas saladas o tostadas.

Vegetales en su lonchera

Eising/Photodisc/Getty Images

Los vegetales no son un alimento muy utilizado durante el desayuno o el almuerzo escolar, pero ¿por qué limitar su uso a la hora de la comida? Una ensalada colorida de verduras rayadas con sal y limón, más un jugo de frutas es un alimento completo que contiene vitaminas, minerales, hierro, calcio, yodo, magnesio, y calcio. Es importante lavar muy bien los vegetales, y pueden ser consumidos crudos o cocidos. Puedes aderezarlos con sal, limón o un poco de mayonesa.

Las ventajas de la crema de cacahuete

Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

La crema de cacahuete es un poco grasosa y conviene consumirla con moderación, pero es una gran fuente de magnesio, vitamina E y proteína. Se puede combinar con mermelada de cualquier sabor, con trozos de plátano, manzana, con pasas, arándanos e incluso se pueden preparar tacos dulces con tortilla de harina, granola, manzana y crema de cacahuete. Acompáñalo con un vaso de leche y deja que tus hijos disfruten de un dulce y saludable almuerzo.

Cacahuetes, nueces y semillas

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Los frutos secos como las nueces, almendras, pistaches, avellanas, cacahuetes, semillas de girasol y piñones previenen la anemia y las afecciones cardiovasculares. Además, aportan una gran cantidad de energía para el trabajo físico y mental. Son imprescindibles en la dieta de los niños, aunque se deben consumir con moderación, sobre todo porque pueden ser causantes de alergias. Los especialistas recomiendan su consumo de una a tres veces por semana. Prepara un recipiente con una selección de los frutos secos favoritos de tu hijo, y tendrá energía suficiente para las exigencias del colegio.

Una delicia saludable

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Si tu hijo se muestra renuente a comer su almuerzo ¿qué tal si le preparas una malteada de frutas con yogúr y avena? Congela las frutas de tu preferencia la noche anterior, y agrégalas a la licuadora añadiendo yogúr, un poco de leche, un puñado de avena, y hielo si lo requieres. Con el dulce del yogúr y la fruta no necesitarás agregar azúcar, pero si lo deseas puedes añadir un poco de miel.

Más reciente

×