Cómo arreglar un cierre que no cierra

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Un cierre atascado en una chaqueta o un par de pantalones puede ser causa de una gran frustración -y vergüenza. Aunque son más duraderos que los botones, los cierres suelen atascarse y se niegan a moverse generando uno de los contratiempos más comunes y frustrantes. Afortunadamente, la mayoría de las reparaciones de cierres suelen ser rápidas y fáciles con sólo unas pocas herramientas caseras e ingredientes de cocina.

Paso 1

Limpia el cierre. Los cierres suelen estar hechos de material metálico, lo que significa que pueden oxidarse con el tiempo. Sumerge el cierre en vinagre blanco y usa un cepillo de dientes para liberar las partículas de óxido.

Paso 2

Repasa el cierre con una sustancia resbaladiza. Los cierres atascados pueden liberarse a veces usando un poco de lubricación. Repasa la superficie del cierre de ambos lados usando aceite de oliva o bálsamo labial. Si esto falla, o no tienes estos productos a mano, pasa la mina de un lápiz por los dientes del cierre para crear una pista suave.

Paso 3

Aprieta los costados del cierre juntos e intenta unir los dientes del mismo a la fuerza. Usando una pinza pequeña, presiona los dientes del cierre juntos y guiando el cierre hacia atrás y adelante hasta que vuelva a estar en su carril.

Más reciente

×