Cómo hacer para que un barral a presión para cortinas de baño se mantenga en su lugar

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Si quieres una barra para la cortina del baño solo temporal, o sencillamente no quieres pasar por el problema de poner una dentro de las paredes, un barral a presión es la solución. Generalmente vienen en dos partes, con una que calza dentro de la hora y piezas de goma en cada uno de los extremos y hay un resorte dentro del pedazo más largo que es el que genera la tensión. Colgar este tipo de barrales y las cortinas de baño, e incluso las de las ventanas, es muy sencillo.

Paso 1

Mide el espacio entre las paredes. Los barrales a presión en general vienen de distintos tamaños, y van desde las 36 a las 72 pulgadas de largo (91 a 182 centímetros). El diámetro del barral puede ser de entre 0,75 a 2 pulgadas (2 a 5 centímetros).

Paso 2

Ajusta el barral para que entre. Coloca uno de los extremos contra la pared en el lugar que quieras y tira del otro extremo hasta que alcance la pared del lado adyacente. Presiona el barral contra la pared hasta que ya no se mueva más y gíralo para que se quede en su lugar.

Paso 3

Ajústate a los límites de peso. Revisa el paquete para ver qué dice el fabricante. Este tipo de barrales no suelen resistir más peso que el de una cortina o una o dos toallas al mismo tiempo.

Más reciente

×